Agua fría: ¿Cómo afecta a la voz y a la garganta?

2022-08-24T11:53:26+00:00septiembre 6th, 2022|

Aunque el verano ya tiene los días contados, y las temperaturas poco a poco irán bajando, un vaso de agua fría apetece para hidratarse. Sin embargo, si está a muy baja temperatura puede comportarnos más molestias que beneficios.

A continuación, desde Pharysol te explicaremos cómo afecta el agua fría a nuestra voz y garganta y cómo podemos actuar para evitar daños y cuidarlas adecuadamente.

¿Cómo puede afectar el agua fría a la voz y a la garganta?

A pesar de lo que se cree comúnmente, no existe evidencia científica que apoye que el agua fría es perjudicial para la garganta o las cuerdas vocales.

Las cuerdas vocales, las encargadas de que al vibrar, salga la voz, pueden verse afectadas por diversos motivos, como un mal uso de la voz, irritantes, nódulos, o irritaciones de la laringe o la faringe.

Cabe destacar que los líquidos que consumimos al beber no entran en contacto directo con las cuerdas vocales, ya que estas se encuentran encima de la tráquea, en la laringe. Sin embargo, el agua muy fría, igual que cualquier otra sustancia fría o caliente, sí puede dañar la mucosa de la faringe.

Este daño de la mucosa podría hacer que la faringe se inflamara y pudiera presionar las cuerdas vocales, aunque el daño no fuese directo.

¿Cómo cuidar de la voz y la garganta?

Cuando tenemos dolor de garganta o estamos afónicos o resfriados, lo primero que siempre se recomienda es beber suficiente agua para hidratar la mucosa y ayudarla a recuperarse.

Es fundamental siempre evitar la deshidratación y cualquier sustancia irritante (alcohol, tabaco, picantes o café).

En lo referente al consumo de agua fría, es importante tener en cuenta que los cambios bruscos de temperatura, sobre todo en personas con las mucosas sensibles, podrían provocar la mencionada inflamación. Por ello, es recomendable consumir agua tibia o con hielo, para que el frío no sea tan intenso.

Otras maneras de mantenernos hidratados más allá del consumo de líquidos es tomar alimentos ricos en agua, como la sandía, los tomates, el pepino o la naranja.

Además de esto, es importante que evitemos los ambientes secos (por ejemplo, sitios sin ventilación y humedad, o corrientes de viento), que pueden resecar la garganta. Si nos encontramos en un interior con calefacción o aire acondicionado, es relevante tener un humidificador.

En el caso de que presentemos un principio de afonía, cabe destacar que mejor que susurrar, que puede forzar las cuerdas vocales, intentemos permanecer en silencio todo lo posible. Así podrán recuperarse.

Finalmente, además del consumo de agua, algunas soluciones con plantas como el saúco, que contiene taninos, o la toma de miel, pueden ayudar a proteger la mucosa y reducir la irritación.

Ahora ya sabes cómo afecta el agua fría a la garganta y a las cuerdas vocales. Si quieres saber más acerca de cómo cuidar tu salud de forma natural, te recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, y te invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural.

Deja un comentario

Ir a Arriba