Tos seca y tos productiva: ¡Encuentra las 7 diferencias!

2022-04-26T14:15:17+00:00julio 13th, 2022|

La tos no una enfermedad, sino un síntoma de muchas enfermedades. Es una reacción normal del cuerpo, un ejercicio de higiene para limpiar la tráquea y los bronquios. Sin embargo, a veces este acto reflejo puede convertirse en algo repetitivo, e incluso, molesto.

A continuación, te explicamos las 7 diferencias entre tos seca y tos productiva, y te damos consejos para frenar y calmar un ataque de tos.

¿Cómo puede describirse la tos?

Puedes sufrir varios tipos de tos. Este síntoma puede describirse según:

  • Comportamiento y experiencia.
  • Duración. Por ejemplo, la tos crónica dura más de 8 semanas; la tos aguda entre 10 y 14 días, y la tos subaguda entre 3 y 8 semanas.
  • Efectos y gravedad.
  • Características. Por ejemplo, la tos seca y la tos productiva tienen características muy distintas.

Las 7 características de la tos seca

La tos seca, irritativa o no productiva, tiene estas 7 características:

  1. No hay una expectoración de mucosidad y no elimina flemas.
  2. Es el tipo de tos que más irrita la garganta. Genera una sensación de comezón, es decir, es bastante molesta y nos pica la garganta.
  3. Se manifiesta con fatiga y una sensación permanente de toser. Es difícil de controlar.
  4. Aunque puede aparecer en cualquier momento del día, dificulta el sueño por la noche.
  5. Tiene un sonido duro y una sensación de carraspea.
  6. Tiene varios desencadenantes. Entre ellos, laringitis, amigdalitis, sinusitis, asma, alergia, nerviosismo, entre otros.
  7. Para acabar con la tos seca de una vez por todas, se utilizan medicamentos antitusivos o antihistamínicos.

Las 7 características de la tos productiva

A diferencia de la tos seca, la tos productiva, húmeda o con flema, tiene estas 7 características:

  1. Hay una presencia de mocos y está acompañada con flemas. De hecho, ayuda a expulsar los mocos de la garganta y los bronquios.
  2. No se produce ninguna irritación en la garganta. Más bien limpia el exceso de mocos y sus partículas retenidas. Además, no genera una sensación de comezón, sino de tener algo viscoso atascado o que gotea la garganta.
  3. No produce cansancio ni tampoco se manifiesta con una sensación permanente de toser.
  4. Empeora por las mañanas.
  5. Suena desagradable. Produce ruidos (silbidos) al respirar o en el pecho.
  6. Su color amarillo verdoso indica que existe una infección en las vías respiratorias por parte de virus o bacterias (resfriado o gripe). En cambio, su color rojizo, sanguinolento o espumoso, puede indicar algo más severo, así como neumonía o bronquitis.
  7. Es mejor dejar que actúe y desaparezca por sí sola. De todas formas, si hay una infección bacteriana debe ser tratada con antibióticos.

¿Cómo frenar y calmar un ataque de tos?

Te proponemos estos consejos para frenar y calmar un ataque de tos:

  • Respira por la nariz lenta y profundamente.
  • Bebe agua tibia o prepara una infusión con miel y jengibre.
  • Toma un poco de aire fresco.
  • Aplica una crema balsámica sobre el pecho y el cuello.
  • En la cama, colócate de lado y con la cabeza ligeramente elevada con varias almohadas.
  • Utiliza un humificador o vaporizador para combatir la sequedad ambiental.
  • Utiliza el Pharysol Tos, un producto elaborado a base de ingredientes 100 % naturales que alivia la tos de forma inmediata.
  • Evita los perfumes o fragancias artificiales.
  • Si los síntomas son persistentes, acude a un médico.

Ahora ya tienes las diferencias entre tos seca y tos productiva más claras. Aunque existen varias formas de frenar y calmar la tos, siempre prioriza los productos naturales para sanar la garganta sin perjudicar otras partes del cuerpo.

Deja un comentario

Ir a Arriba