¿Por qué es malo sorber los mocos?

2022-01-24T17:20:37+00:00febrero 15th, 2022|

Seguro que en alguna ocasión habéis padecido goteo nasal y por falta de un pañuelo, por no hacer ruido al sonaros, o por mala costumbre, habéis aspirado nuevamente hacia adentro la mucosidad. Si bien es frecuente, hoy desde Pharysol os contamos por qué es malo sorber los mocos y cómo podemos prevenirlos y acabar con ellos.

¿Por qué es malo sorber los mocos y reintroducirlos?

La mucosa nasal cuenta con vellosidades que filtran el aire y atrapan a los microorganismos y sustancias potencialmente patógenas para nuestro organismo. Si existe una infección, se genera una vasodilatación para movilizar defensas hacia el lugar, lo que genera inflamación y mayor secreción de mucosidad para eliminar al patógeno.

Cuando existe un exceso de mucosidad, esta puede acabar desplazándose hacia la garganta (goteo posnasal).

Al no poder eliminar la mucosidad por la nariz, a causa de la congestión, la mucosidad baja por la garganta, quedando aquí. Estas flemas deben eliminarse por la boca, ya que si las volvemos a sonar y a tragar podemos empeorar el problema.

Si no eliminamos la mucosidad ni por la nariz (sonándonos) o por la boca echando las flemas, y las volvemos a dejar bajar, la infección permanece dentro del cuerpo durante más tiempo e incluso puede expandirse, empeorándose la situación.

En definitiva, si volvemos a sorber y aspirar los mocos, estamos yendo en contra del objetivo por el cual aparecen, que es eliminar la amenaza.

¿Cómo podemos evitar un exceso de mucosidad y los efectos de aspirarla de nuevo?

Como hemos comentado, la mucosidad es una barrera defensiva de nuestro organismo, mediante la cual se atrapan los patógenos y se eliminan cuando esta se expulsa.

Siempre contamos con moco para mantener los tejidos hidratados y protegidos, sin embargo, un exceso de él puede ser provocado por múltiples causas, entre ellas las infecciones respiratorias o las alergias.

La primera manera de evitar un exceso de mucosidad y aspirarla, es, sencillamente, evitar la causa que la provoca, es decir, prevenir infecciones y alérgenos. Para ello deberemos limpiar y ventilar los espacios, cuidar la higiene y distanciarnos de focos de contagio o alergia.

Más allá de esto, existen múltiples maneras efectivas de eliminar las flemas, tales como:

  • Beber abundante agua para despegar la mucosidad e hidratar las mucosas.
  • No evitar la tos, ya que es un excelente método para expulsar las secreciones.
  • Cuando la flema llegue a la garganta porque el cuerpo desea eliminarla, escupirla.
  • Tomar baños y duchas calientes, así como hacer vahos, puesto que ayudan a la descongestión, especialmente si se realizan con plantas como el eucalipto o la menta.
  • Sonar la nariz siempre primero una sola fosa nasal y luego la otra. Efectuar limpiezas nasales.
  • Evitar sustancias irritantes que pueden producir que el cuerpo produzca más mucosidad (como el humo, químicos etc.).
  • Seguir una dieta rica en frutas y verduras, alimentos ricos en agua y vitaminas y minerales, que ayudan a tener menos problemas respiratorios. Asimismo, evitar las comidas copiosas o fuertes, ya que el reflujo gástrico se relaciona con mayor producción de flemas.

Ahora ya sabéis todo acerca de por qué es malo sorber los mocos. Si queréis saber más acerca de cómo cuidar vuestra salud de forma natural, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, y os invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural.

Deja un comentario

Ir a Arriba