Tos cosquilleante: ¿En qué consiste?

2021-01-19T15:54:01+00:00febrero 23rd, 2021|

La tos es una de las manifestaciones o síntomas más molestos que pueden provocar infecciones como la gripe o el resfriado. Dependiendo de si va acompañada o no de mucosidad, podemos conocerla como tos productiva o tos seca.

Desde Pharysol, hoy os explicaremos un tipo de tos seca, la denominada tos cosquilleante o tos por cosquilleo, en qué consiste, sus síntomas, causas, y cómo tratarla.

¿Qué es la tos cosquilleante y cuáles son sus síntomas?

La tos cosquilleante, tos seca cosquilleante o tos por cosquilleo, es un tipo de tos seca con escasa o nula mucosidad, que genera una sensación de cosquilleo en la garganta.

La tos cosquilleante puede venir acompañada de picazón en la parte de atrás de la garganta, goteo nasal o estornudos.

Asimismo, se da irritación en la garganta debido a que al toser se pueden dañar los tejidos, dolor en pecho o abdomen debido a la contracción de los músculos que se produce al toser, y sensibilidad a irritantes.

¿Por qué se produce la tos cosquilleante?

Como hemos avanzado, la tos cosquilleante se relaciona con infecciones víricas como la gripe o el resfriado en su mayoría, pero también puede deberse a rinitis alérgica.

En los casos de infecciones víricas, podemos contagiarnos con estos agentes mediante contacto con las manos o por aspiración, haciendo que pasen de la cavidad mucofaríngea a las vías respiratorias superiores si nuestro sistema inmune no ha sido capaz de pararlas antes.

Los virus u otras sustancias patógenas irritan los nervios de estas zonas, provocando el reflejo de la tos.

La polución, los alérgenos o el aire frío también pueden producir lo mismo, ya que las partículas que entran en nuestro organismo producen irritación y se activa la necesidad de toser para expulsarlas al exterior. En los casos de alergia, la irritación viene provocada además por la liberación de histamina, que produce una respuesta inflamatoria.

¿Cómo podemos tratar la tos cosquilleante?

La tos cosquilleante es un síntoma de una infección vírica o una alergia, por lo que para acabar con ella será mejor que actuemos sobre el foco de origen, la gripe, resfriado o alergia que la causa.

Además de dormir bien, comer adecuadamente y beber suficiente agua, algunos remedios caseros, plantas medicinales o recursos naturales pueden mejorar la tos seca.

La equinácea es una planta con grandes propiedades antiinflamatorias y bloqueadoras de agentes patógenos, por lo que suele recomendarse en casos de tos o dolor de garganta.

El regaliz es un potente antiinflamatorio y refuerza el sistema inmune.

Finalmente, la miel es un alimento recomendado para aliviar la tos e hidratar la garganta, con potencial antiséptico y antioxidante.

Más allá de esto, siempre recomendamos consultar con un profesional de la salud si la tos se agrava o persiste, ya que también puede ser señal de reflujo gastroesofágico o problemas más graves de garganta.

Si queréis saber más acerca de cómo cuidar vuestra salud de forma natural, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, y os invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural.

Deja un comentario

Ir a Arriba