6 trucos para evitar que el aire acondicionado te dé dolor de garganta

2018-11-14T14:39:38+00:00julio 17th, 2018|

Muchas personas mantienen una cruzada contra el aire acondicionado, y es que cada verano deben enfrentarse a sus nefastas consecuencias: dolor de garganta, resfriados, torticolis… Si tú eres de los que en época estival te ves abocado a sufrir las repercusiones del aire acondicionado en la oficina, bares y tiendas, te interesa enterarte de cómo puedes prevenir las dolencias típicas asociadas al uso de este aparato.

¿Por qué el aire acondicionado da dolor de garganta?

Aunque normalmente el dolor de garganta es provocado por una infección que, a su vez, hace que se produzca una faringitis o amigdalitis, lo cierto es que el aire acondicionado puede jugar un papel importante en el desarrollo de una infección. Te explicamos por qué:

  • El aire acondicionado, al funcionar refrigerando por convección (extrayendo la humedad ambiental), además de enfriar el ambiente, también lo reseca. De esta forma, también se resecan e irritan nuestras mucosas, creando el caldo de cultivo óptimo para que se de una infección.
  • El frío del aire acondicionado favorece la difusión de agentes patógenos, como es el caso del virus de la gripe, el cual se contagia más fácilmente a temperaturas inferiores a cinco grados y cuando hay poca humedad. Teniendo en cuenta que existen más de 200 virus que pueden causar catarro y que muchos de estos permanecen más tiempo en circulación cuando el ambiente es frío, el aire acondicionado en un local cerrado constituye el instrumento perfecto para el cultivo de estos microorganismos.
  • El ambiente cerrado de una oficina o casa donde se está utilizando el aire acondicionado hace que los virus se puedan contagiar fácilmente (al hablar, al toser o al estornudar). De la misma forma, estornudando sobre una superficie, estamos depositando sobre ella el virus (que puede permanecer vivo hasta 48 horas).

Cómo evitar el dolor de garganta que provoca el aire acondicionado

Si eres de los que sufres con facilidad las perniciosas consecuencias del aire acondicionado y cada verano ves cómo tu garganta se resiente por culpa del aire acondicionado, te conviene tomar una serie de precauciones:

  1. Trata de que el chorro de aire que sale del aparato de aire acondicionado no te apunte directamente al cuerpo y cúbrete con alguna prenda fina.
  2. Pon el aire acondicionado entre 23 y 24 grados, que es la temperatura a la que recomiendan ponerlo los expertos. Además, lo aconsejable es no activar el aire acondicionado hasta que no sea realmente necesario.
  3. Para evitar la sequedad de garganta, trata de hidratarte constantemente tomando pequeños sorbos de agua. Otra forma de paliar la sequedad de la estancia es colocar algunas plantas que transpiren agua y ayuden a aumentar la humedad del lugar.
  4. No te olvides de ventilar la estancia a diario. Como te hemos explicado, el aire acondicionado fomenta la concentración de bacterias y microorganismos, por lo cual deberás abrir las ventanas al menos durante 15 minutos al día para renovar y mejorar la calidad del aire.
  5. Puedes utilizar un humidificador para elevar la humedad de la estancia. Si estás constipado, añade eucalipto al agua y notarás enseguida cómo se despeja la congestión.
  6. Si, aún siguiendo todos estos consejos, la garganta ha comenzado a dolerte, puedes echar mano de algunos remedios naturales para aliviar las molestias. Estas infusiones tienen un montón de propiedades que pueden ayudarte a mejorar. Además, Pharysol Spray, un producto 100 % natural puede ayudarte a aliviar el dolor de garganta al instante. ¡Pruébalo!

Deja un comentario

Ir a Arriba