Antigripales: ¿Cuántos existen y cuáles son sus beneficios?

2020-01-10T12:51:37+00:00febrero 6th, 2020|

Cuando nos encontramos mal porque hemos empezado a enfermar por una gripe o resfriado solemos recurrir a los denominados fármacos antigripales recetados por el médico o a tomar aquellos que podemos adquirir sin prescripción médica.

Los medicamentos antigripales, comúnmente nombrados, son un conjunto de fármacos de distintas características y efectos que se utilizan para combatir los diferentes síntomas de procesos catarrales.

Desde Pharysol os explicamos qué tipos de antigripales existen, cuál es la función de cada tipo de ellos, sus beneficios y contraindicaciones.

¿Qué tipos de antigripales existen?

Como hemos comentado, cuando estamos resfriados o con gripe, padecemos diversos síntomas que afectan a distintas partes de nuestro cuerpo, como son las distintas zonas de las vías respiratorias. Debido a este múltiple origen de los síntomas y naturaleza de los mismos, solemos recurrir a uno o varios fármacos antigripales. A continuación os pasamos a detallar los tipos existentes:

Analgésicos

La  palabra analgésico procede del prefijo griego an- (carencia o negación) unido a la palabra álgos (dolor), por lo que hace referencia a la negación o ausencia del dolor.  Como su nombre avanza, estos medicamentos son utilizados para calmar dolores como el dolor de cabeza, garganta o articulaciones que producen malestar general.

Además, se pueden encontrar aquí los antipiréticos, es decir, aquellos destinados a disminuir la fiebre.

Descongestionantes

Como su nombre indica, los descongestionantes son aquellos fármacos destinados a reducir el bloqueo de distintos canales como las fosas nasales. Estos fármacos disminuyen el flujo de sangre a las vías respiratorias superiores (nariz y garganta), consiguiendo reducir la inflamación y la producción de mucosidad (y consiguiente secreción nasal).

Antitusígenos

Aunque la tos no deber ser siempre suprimida, al tratarse de un mecanismo defensivo natural del organismo, que contribuye a la eliminación de obstrucciones o elementos patógenos de las vías respiratorios, los antitusígenos suelen utilizarse en casos de tos severa o duradera, tanto solos como acompañados por otros fármacos.

Mucolíticos y expectorantes

Los mucolíticos son fármacos que disminuyen la viscosidad de la secreción mucosa, mientras que los expectorantes son aquellos medicamentos que estimulan los mecanismos de eliminación de esta, es decir, facilitan la expulsión del esputo.

Antisépticos

La palabra antiséptico proviene del griego anti- (contra) y séptico (putrefacto), por lo que entendemos a estas sustancias como agentes antimicrobianos que reducen las infecciones y las tratan.

Antiinflamatorios y antihistamínicos

Los antiinflamatorios son aquellos medicamentos que se aplican para prevenir o disminuir la inflamación de los tejidos, mientras que los antihistamínicos, conocidos por su uso principal en alergias, actúan bloqueando la histamina, reduciendo la generación de mucosidad, lagrimeo o estornudos.

Contraindicaciones de los antigripales

Aunque estos medicamentos, tanto de manera individual como en fórmulas que los combinen, pueden sernos de mucha ayuda a la hora de combatir los síntomas de gripes y resfriados, lo cierto es que también pueden ser perjudiciales en algunos casos.

Existen diversas incompatibilidades entre ellos, además de que algunos pueden ser contraindicados según el estado de salud de su consumidor:

  • Los analgésicos presentan un riesgo de hepatoxicidad, sobretodo para aquellas personas que presentan problemas hepáticos, molestias gastrointestinales, complicaciones neurológicas, y están contraindicados en asmáticos, niños, insuficiencia renal y úlcera del duodeno.
  • Los descongestivos pueden presentar efectos adversos como cefalea, nerviosismo, trastornos del sueño o temblores, y están contraindicados en embarazadas, hipertensos, diabéticos, hipertiroideos y personas con problemas cardíacos.
  • Los antihistamínicos, pueden presentar efectos como somnolencia, retención urinaria, sequedad bucal, estreñimiento o visión borrosa. Por ello, están contraindicados en personas con glaucoma, hipertrofia prostática benigna, aquellas personas que beban alcohol, conduzcan maquinaria peligrosa o conduzcan.
  • Los antitusígenos pueden ser, según su composición, adictivos y también provocar estreñimiento.

 

Como veis, estos son todos los principales tipos de medicamentos antigripales que existen y que os pueden ser de ayuda. Asimismo, podéis utilizar soluciones naturales. ¡Os invitamos a seguir nuestros consejos y conocer nuestra gama de productos!

Deja un comentario