Entrenamiento respiratorio: Sus beneficios

2021-11-02T15:35:41+00:00noviembre 25th, 2021|

Todos los seres humanos respiramos de forma mecánica, inconsciente. Esto es lo natural y no representa ningún problema, todo lo contrario, permite realizar las actividades cotidianas con normalidad. Sin embargo, cuando se trata de mejorar el rendimiento físico, de la recuperación de una enfermedad respiratoria o de una intubación, si es importante controlarla. Para conseguirlo, es necesario un programa de entrenamiento respiratorio.

Como beneficia el entrenamiento respiratorio

El entrenamiento respiratorio tiene muchos beneficios. Mejora el rendimiento ante la práctica de cualquier tipo de ejercicio y ayuda a combatir algunas enfermedades. Cuando el cuerpo no recibe suficiente oxígeno, se producen problemas neuronales, musculares o cardiovasculares. Los ejercicios de respiración ayudan a solventar problemas como estos:

  • Tensión arterial. Cuando se hace una actividad física y aumenta la demanda de oxígeno, la presión arterial aumenta y es necesario controlarla. Con un buen entrenamiento se mejora la capacidad pulmonar y se regula la cantidad de aire que el cuerpo demanda.
  • Fortalecimiento. Los músculos implicados en la respiración se fortalecen gracias a los entrenamientos respiratorios. Facilitan una mejor recuperación tras una enfermedad que afecta a la respiración o que haya requerido de intubación. Los ejercicios reducen la convalecencia y los daños.
  • Sistema nervioso. El sistema nervioso tiene mucho que ver con la musculatura, pero también con un correcto aporte de oxígeno. Durante la práctica de deportes de intensidad media o alta, el sistema está protegido.
  • Ansiedad. En los casos de ansiedad se tiende a descontrolar la respiración. A pesar de que se acelera la frecuencia, el aporte de oxígeno es irregular e insuficiente. Los ejercicios ayudan a reducir la sensación de ahogo provocada por la ansiedad.
  • Fatiga muscular. Los músculos que no reciben suficiente oxígeno sufren y pierden capacidad. Ante la práctica de cualquier deporte de intensidad media o alta, es importante haber ejercitado los pulmones para suministrar una buena cantidad de oxígeno en sangre.
  • El correcto aporte de oxígeno a los músculos los mantiene sanos y evita las lesiones. El músculo tiene mayor flexibilidad y es más difícil que se produzca una rotura fibrilar.
  • Concentración. El oxígeno que llega al cerebro se reduce cuando se realiza una actividad de alta intensidad. Esto reduce la capacidad de concentración y afecta al rendimiento. Tener bien entrenada la respiración evita o minimiza este efecto.
  • Renovación celular. La falta de oxígeno produce la muerte celular. Sin embargo, el ejercicio combinado con un correcto aporte de oxígeno mejora su regeneración.

Ejercicios de entrenamiento respiratorio

A continuación, te mostraremos tres tipos de entrenamiento respiratorio que pueden ayudarte a mejorar tu respiración. Estos han de estar supervisados por un especialista, que hará una recomendación adaptada a su paciente.

1.     Respiración diafragmática

  • Siéntate con las rodillas flexionadas
  • Coloca las manos en el abdomen
  • Inspira profundamente por la nariz y deja que el abdomen se hinche
  • Expira lentamente por la boca, juntando los labios para que el aire salga de forma progresiva.

2.     Ejercicio con espirómetro

  • Siéntate, sitúa el espirómetro en posición vertical y fija uno de los niveles
  • Inspira hasta que el indicador se eleve hasta lo más alto y mantén el aire el máximo tiempo posible
  • Retira el espirómetro y expulsa el aire por la boca
  • Tose para eliminar todo el aire

3.     Expansión pulmonar

  • Siéntate con las rodillas flexionadas
  • Coloca las manos en el tórax
  • Inspira profundamente, empujando el tórax suavemente con las manos
  • Mantén la máxima aspiración por el máximo tiempo posible
  • Espira el aire lentamente
  • Realiza una ligera vibración con las manos en el tórax

Otras medidas para mejorar la capacidad respiratoria

Además del entrenamiento respiratorio, es necesario tener en cuenta otros factores. Por ejemplo, hay que tener hábitos saludables, como la práctica de ejercicio de baja o media intensidad, hidratarse correctamente o llevar una dieta saludable. Por otro lado, hay que evitar hábitos contraproducentes, como el consumo de tabaco. Y para finalizar, recuerda ponerte siempre en manos de profesionales que te den el mejor asesoramiento.

Si quieres saber más acerca de cómo cuidar tu salud de forma natural, te recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, y te invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural.

Deja un comentario

Ir a Arriba