Gripe: ¿Cómo se contagia?

2019-11-18T09:13:55+00:00noviembre 19th, 2019|

En estas épocas en que el frío comienza a acechar, las horas de sol descienden y el ritmo de vida es mucho más ajetreado que meses atrás, por lo que nuestro cuerpo se debilita y es más proclive a enfermar.

Entre unas de las afecciones más comunes en otoño e invierno encontramos la gripe. Desde Pharysol os explicamos las características de la gripe y por qué vías suele contagiarse esta.

 ¿Qué es la gripe?

La gripe o influenza es una infección de las vías respiratorias (nariz, garganta y pulmones) producida por el virus de la influenza. Existen diversas subcategorías:

  • Gripe A: Este tipo afecta a humanos, aves y cerdos y se presenta en tres subtipos, el H1N1 (Virus pandémico), el H3N2 (virus estacional) y el H5N1, que es muy infrecuente.
  • Gripe B: Aparece exclusivamente en humanos y cursa sintomatología leve.
  • Gripe C: Es una variante de las anteriores y muy rara vez se encuentra asociada a los humanos.

¿Qué personas presentan mayor riesgo de padecer gripe?

Debido a que sus sistemas inmunitarios se hallan debilitados y suelen ser más incapaces para enfrentar la infección, las personas con mayor riesgo de gripe son los menores de dos años, las personas mayores de 65 años, las embarazadas de riesgo, las personas inmunodepresoras, y las personas afectadas por enfermedades cardiovasculares, respiratorias o renales.

¿Cómo se contagia la gripe?

La gripe se contagia por contacto directo con las secreciones de una persona afectada, esto es mucosidad o saliva, expulsadas mediante estornudos o tos, así como el contacto con superficies o alimentos contaminados por ello.

Debido a esto, la gripe puede contagiarse mucho más fácilmente en lugares cerrados, mal ventilados, con una limpieza deficiente o con grandes aglomeraciones de gente.

En estos casos, el virus cuenta con las condiciones óptimas para desarrollarse, reproducirse y trasladarse de un individuo a otro, puesto que no existen tantas medidas de eliminación del mismo.

Cuando compartimos utensilios, no mantenemos la debida distancia de otras personas o no cubrimos nuestra nariz y boca al toser o estornudar, estamos facilitando la propagación de este virus por el aire o las superficies.

Finalmente, la manera es que nos limpiamos tras un estornudo o tras toser también es un punto importante a tener en cuenta a la hora de evitar un contagio.

Los pañuelos de tela tienen a su favor el hecho de que son mucho más ecológicos y reutilizables, sin embargo, tras su uso, estos pañuelos, los cuales contienen restos del virus latente, se guardan en chaquetas, bolsillos o mochilas, provocando que este pueda afectarnos a futuro o se propague a nuestro alrededor, ya que el virus de la gripe puede sobrevivir fuera del cuerpo hasta un día.

Así mismo, los pañuelos desechables, los cuales cuentan como beneficio principal el hecho que nos proporcionan limpieza y una posterior eliminación del residuo, también pueden provocar el mismo efecto, por lo que no es recomendable que los reutilicemos o los guardemos.

Para prevenir un contagio, tanto si somos nosotros infectados como si no es importante que tengamos en cuenta los anteriores factores, así como vacunarnos contra la gripe y mantener unos buenos hábitos de salud, tales como descansar, mantener una dieta rica en vitaminas A y C y evitar el tabaco.

¡Os invitamos a conocer nuestra gama de productos antigripales con ingredientes de origen natural que contribuirán a vuestro bienestar!

Deja un comentario