Lavado nasal: ¿Cuándo y cómo realizarlo?

2020-10-02T10:12:45+00:00noviembre 17th, 2020|

La nariz, y concretamente los conductos nasales, nos permiten respirar pero están muy expuestos a agentes externos, por lo que pueden llenarse de sustancias como el polvo, el polen, residuos contaminantes o microorganismos patógenos. Para promover su correcto funcionamiento, y evitar infecciones, el lavado nasal es un hábito a tener en cuenta.

Desde Pharysol, os explicamos qué es el lavado nasal, cuándo realizarlo y cómo hacerlo correctamente.

¿Qué es el lavado nasal?

El lavado nasal hace referencia a la solución (o compuesto de agua salina esterilizada) que ayuda en la limpieza de la cavidad nasal, eliminando el polvo, polen, residuos y exceso de mucosidad, a la vez que humedece las mucosas.

¿Cuándo se realiza el lavado nasal?

Los lavados nasales suelen relacionarse con el tratamiento de la congestión nasal producida por infecciones respiratorias como la gripe o el resfriado, u otras afecciones, como la alergia, en que está especialmente indicado por su inocuidad (se realiza incluso en bebés) y por su capacidad de eliminar el exceso de mucosidad de una forma suave, mejorando las obstrucciones y facilitando la respiración.

Sin embargo, la realización del lavado nasal no solo se recomienda en estos casos puntuales como tratamiento, sino también como un hábito de higiene o medida de precaución y cuidado. Igual que se recomienda el lavado de los oídos o el lavado de dientes, el lavado nasal no solo sirve para limpiar los conductos nasales, sino que contribuye al buen estado de salud de estos tejidos. Si la mucosa se halla limpia e hidratada siempre gracias a los lavados nasales habituales podrá realizar más eficazmente su función de barrera protectora.

¿Cómo debe realizarse un correcto lavado nasal?

Existen muchas maneras de realizar un lavado nasal, así como instrumentos para hacerlo. De forma tradicional se ha hecho uso de una “pera de goma”, una herramienta de goma redonda por debajo y alargada en un extremo, con la cual se succiona la mucosidad en los bebés. Asimismo, también pueden aplicarse las soluciones mediante una jeringuilla o mediante irrigadores ya preparados para realizar el lavado de forma más sencilla.

Más allá del producto utilizado, os informamos de los pasos a seguir para realizar correctamente el lavado nasal:

  • Colocad vuestra cabeza o la de la persona a la que vais a realizar el lavado nasal ligeramente inclinada y ladeada, o como os vaya mejor para evitar que la solución pase a la garganta.
  • Introducid la punta del dispositivo en una de las fosas nasales, hacia la mitad de esta y vertid o expulsad la solución suavemente. Repetid con la otra fosa.
  • Sonad y limpiad la nariz para evitar un exceso de mucosidad acuosa.
  • Esterilizad el dispositivo tras cada uso y repetid cuántas veces os sean necesarias al día, siendo beneficioso por la mañana y por la noche.

¿Qué cosas tener en cuenta al realizar un lavado nasal?

Es muy importante que la solución sea preparada, agua destilada, hervida o filtrada (esterilizada) para ese uso, de no ser así puede producir infecciones o empeorar la situación.

Asimismo, si se usan productos o fármacos en la nariz es importante empezar con el lavado nasal para que hagan más efecto.

Si precisáis de mayor información, os recomendamos seguir los consejos de nuestro blog e invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural.

Deja un comentario

Ir a Arriba