Textura de los mocos: ¿Qué dice de nuestra salud?

2020-10-02T10:26:30+00:00noviembre 19th, 2020|

El moco, o mucosidad, se define en el Diccionario de la Real Academia Española (RAE) como un “humor espeso y pegajoso que segregan las membranas mucosas, y especialmente el que fluye por las ventanas de la nariz”.

Esta sustancia natural del organismo, tiene como función hidratar las mucosas, pero sobretodo, actuar como barrera protectora de los tejidos ante la entrada de sustancias nocivas y microorganismos patógenos.

Dependiendo de las consecuencias que produzcan estas sustancias, los mocos podrán cambiar su aspecto. Al igual que hicimos anteriormente en lo referente a su coloración, desde Pharysol os explicaremos qué puede indicarnos la textura de los mocos.

¿De qué está compuesto el moco?

En primer lugar, para conocer los posibles cambios de la mucosidad, debemos conocer la composición del moco.

El moco está compuesto, aproximadamente, en un 95% por agua, además de sales, ácidos grasos, fosfolípidos, proteínas como la mucina, lisozimas, inmunoglobulinas, anticuerpos, defensinas o factores del crecimiento.

La mucina, sustancia de la que reciben su nombre, es un conjunto de proteínas de alto peso molecular que son producidas por las células de los tejidos epiteliales. Su característica principal es la de formar geles, y sus funciones abarcan desde la lubricación hasta la formación de barreras físicas y químicas protectoras.

¿Qué puede indicarnos la textura de los mocos sobre nuestra salud?

Como os hemos avanzado, la apariencia de la mucosidad puede cambiar por diversas causas. Os pasamos a detallar las principales texturas que puede presentar y qué pueden estar indicándonos sobre nuestra salud:

Líquida y transparente

Los mocos líquidos y transparentes no se relacionan con ninguna enfermedad, por lo que es la mucosidad propia de un buen estado de salud. Es el tipo de mucosidad normal cuya función es limpiar el interior de la nariz. 

Viscosa

La viscosidad de los mocos hace referencia a que existe una infección de leve a moderada.

Sólida

La mucosidad sólida, generalmente verdosa, señala la existencia de una infección mayor a las anteriores. La solidez de esta mucosidad se debe a que contiene glóbulos blancos, que han luchado contra ella.

Si este tipo de moco persiste varios días puede ser señal de sinusitis.

Clara, gruesa y espesa

Esta textura de los mocos es signo de alergia.

Adherente, fétida y descolorida

En estos casos es una posible señal de sinusitis crónica.

Acuosa

La mucosidad acuosa, también denominada rinorrea acuosa o hidrorrinorrea, es aquella mucosidad que gotea por la nariz, en una consistencia similar al agua, que puede empapar pero no acartonar los pañuelos.

Suele ser señal de resfriado común, gripe, o rinitis alérgica.

Moco espeso, pegajoso y de apariencia similar a la clara de huevo

Se trata de una rinorrea mucoide o rinosinusitis. En el caso de que el moco sea pegajoso, opaco y con gránulos puede ser señal de una rinosinusitis fúngica alérgica.

Mucosidad mucopurulenta

Como su nombre indica, es aquella mucosidad que contiene pus. En casos de niños, si existe mucosidad, fétida y con restos sanguinolentos puede indicar un cuerpo extraño en la fosa nasal. Si es bilateral puede ser señal de adenoiditis (inflamación de los adenoides, también denominados vegetaciones o carnots).

Si precisáis de mayor información, os recomendamos seguir los consejos de nuestro blog e invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural.

 

Deja un comentario

Ir a Arriba