Problemas digestivos por la gripe: ¡Acabad con ellos!

2020-12-02T11:19:06+00:00enero 14th, 2021|

La gripe es una enfermedad causada por el virus Influenza que nos visita cada año y que afecta a nuestras vías respiratorias principalmente, pero que también puede comportarnos otras molestias, como dolor corporal o problemas digestivos. Aunque no todas las personas padecen problemas digestivos por la gripe, estos son muy frecuentes, por lo que desde Pharysol os explicamos por qué se producen y cómo podemos actuar frente a ellos.

¿Por qué puede afectar la gripe al sistema digestivo?

La infección del virus Influenza, que causa la gripe afecta a los pulmones, sin embargo, sus efectos pueden ir más allá, como a los intestinos. La infección de la gripe estimula los receptores pulmonares y los hace migrar al intestino.

Una vez en él, los receptores producen el agente antiviral IFN-gamma, que altera la composición de las bacterias intestinales (la microbiota), y genera un proceso inflamatorio, lo que concluye en lesiones de los tejidos y episodios de diarrea.

Debido a esto, cuando la gripe afecta al aparato digestivo hablamos de una gastroenteritis vírica o una gripe intestinal.

¿Cómo podemos mejorar los problemas digestivos por la gripe?

Los síntomas más habituales de la gripe a nivel intestinal son la diarrea, los vómitos y los dolores abdominales.

En estos casos, lo más importante es mantenerse hidratado, para recuperar el agua perdida por los vómitos y la diarrea.

También pueden ser beneficiosos los remedios antieméticos (para evitar los vómitos) y analgésicos (para los dolores abdominales).

Finalmente, otra de las pautas más recomendadas para el tratamiento de los problemas digestivos por la gripe es seguir una dieta blanda, consistente en la toma de alimentos que eviten la segregación de ácidos gástricos que pueden irritar aún más la mucosa.

En este tipo de dieta se deberán tomar carnes blancas (pavo o pollo), y alimentos al vapor, asados o cocidos (como el arroz blanco, patatas o la zanahoria).

También deberán evitarse los aditivos, los alimentos irritantes como el café, el alcohol, o los picantes, las grasas, los fritos, la sal o los dulces.

A medida que se vaya mejorando se deberán introducir otros alimentos de forma progresiva, y el uso de probióticos podrá ser de ayuda para acelerar la recuperación de la microbiota dañada.

Finalmente, aunque la fibra se relaciona con un mayor tránsito intestinal, un estudio realizado por científicos de la Facultad de Biología y Medicina de la Universidad de Lausanne (Suiza) y publicado en la revista Inmunity, destacó sus beneficios en estos casos.

Demostraron que la fibra tenía una importante acción antiviral, mejoraba la inflamación del intestino, puesto que los roedores que siguieron una dieta más alta en fibra tenían más probabilidades de supervivencia ante los síntomas graves de la gripe.

¿Cómo podemos prevenir la gripe intestinal?

La gripe intestinal, como otras enfermedades víricas, suele contagiarse por contacto con gotículas infectadas o superficies contaminadas por este virus.

Para evitar un posible contagio, es imprescindible lavar bien los alimentos, lavarnos bien las manos, evitar manipular alimentos si estamos enfermos y desinfectar ropa y superficies que puedan estar contaminadas.

Si queréis saber más acerca de cómo cuidar vuestra salud de forma natural, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, y os invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural.

Deja un comentario

Ir a Arriba