Tratar un resfriado con asma: ¿Cómo hacerlo?

2022-01-24T17:35:14+00:00febrero 24th, 2022|

Las gripes y resfriados son molestos compañeros durante el invierno para todos, pero pueden ser especialmente duros para personas con otras afecciones crónicas, especialmente las respiratorias, como los asmáticos. En otras ocasiones os hemos hablado del asma, de sus síntomas y efectos. Sin embargo, hoy desde Pharysol os hablaremos de cómo pueden agravarla el resfriado y la gripe y cómo tratar un resfriado con asma.

Acerca del asma

El asma es una enfermedad crónica respiratoria que consiste en la inflamación de los bronquios. Se trata de la enfermedad crónica respiratoria más común en la infancia. Los síntomas principales y más característicos del asma son la tos, disnea (respiración dificultosa), sibilancia (silbidos) y sensación de ahogo, los cuales aparecen de forma conjunta y repetida.

El número de diagnósticos de asma está en crecimiento debido a que cada vez existen mejores maneras de detectarla, pero también a causa de la intensa y continua exposición a alérgenos, polución, polen, polvo o humo del tabaco.

¿Cómo pueden el resfriado y la gripe agravar el asma?

La gripe y el resfriado son infecciones víricas (provocadas por los virus de Influenza y Rinovirus, respectivamente), de tipo respiratorio. Estos virus entran en el organismo por las vías respiratorias superiores (nariz y boca) y afectan a sus mucosas. Debido a ello, se produce una inflamación de estas, así como de los bronquios y otras estructuras, para movilizar glóbulos blancos a la zona y combatir la infección. A causa de la inflamación, las mucosas de la cavidad nasal segregan más mucosidad y se produce congestión.

La tos es otro síntoma frecuente, ya que el cuerpo trata de eliminar de manera violenta las amenazas.

Las personas con asma tienen los bronquios ya inflamados y presentan dificultad para respirar. Esta se agrava con la inflamación causada por la gripe o el resfriado, y la posible congestión nasal que generan.

Cuando un asmático enferma de gripe o resfriado, por lo tanto, tiene mayor riesgo de sufrir una crisis de asma. La gran mayoría de niños que precisan atención hospitalaria debido a una gripe son asmáticos.

¿Cómo se puede prevenir y tratar un resfriado con asma?

Las personas asmáticas que siguen su tratamiento adecuadamente y mantienen la enfermedad bajo control no suelen tener mayores problemas en casos de gripe y resfriado. Por ello, la prevención es la mejor medicina ante estas infecciones, y siempre se recomienda que además de seguir los tratamientos correctamente, estas personas se vacunen frente a la gripe.

Además, para prevenir y mejorar los síntomas de un asma agravada por la gripe o el resfriado se pueden seguir las siguientes pautas:

  • Evitar el aire frío, así como cualquier irritante o alérgeno (polvo, aire seco, contaminación ).
  • No realizar esfuerzos y hacer reposo para mejorar la recuperación.
  • Beber abundante agua.
  • Seguir unos buenos hábitos de higiene para evitar contagios.
  • No frecuentar sitios cerrados y/o concurridos.
  • Seguir una alimentación sana y equilibrada, que fortalezca el sistema inmune.
  • Llevar a cabo vahos descongestionantes.
  • Consumir infusiones calmantes.

Ahora ya sabéis todo acerca de cómo tratar un resfriado con asma. Si queréis saber más acerca de cómo cuidar vuestra salud de forma natural, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, y os invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural.

Deja un comentario

Ir a Arriba