Algunas señales de la bronquitis alérgica que deben ponerte en alerta

2019-04-04T07:36:51+00:00abril 4th, 2019|

La bronquitis alérgica es un tipo de enfermedad respiratoria que afecta a la mucosa de los bronquios como consecuencia del contacto con una sustancia alérgena. Se trata de una condición que, por la similitud de sus síntomas, a menudo se confunde con el asma. En las siguientes líneas vamos a enseñarte a detectar a tiempo lo que podría ser una bronquitis alérgica. Toma nota.

¿Qué síntomas de la bronquitis alérgica también aparecen en el asma?

A pesar de que se trata de dos enfermedades diferentes, causadas por factores distintos, lo cierto es que la bronquitis alérgica y el asma comparten una considerable cantidad de síntomas. Los más importantes son:

  • Dificultad respiratoria y sensación de falta de aire (disnea).
  • Opresión en el pecho.
  • Hiperventilación.
  • Tos persistente que puede acompañarse de mucosidad.
  • Sibilancias que se producen al respirar.
  • Fiebre, aunque esta no se da con mucha frecuencia y, cuando lo hace, suele ser baja.

¿Qué síntomas son exclusivos de la bronquitis alérgica?

Para diferenciar entre bronquitis alérgica y asma, es necesario acudir a un médico que pueda realizar una valoración y un diagnóstico adecuados. Por lo general, cuando se trata de una bronquitis alérgica, suelen aparecer también algunos síntomas de tipo alérgico. Estos serán los que nos ayudarán a diferenciar entre una condición y otra. Se trata de:

  • Secreción nasal o rinorrea.
  • Estornudos constantes.
  • Rojez, inflamación y picor de ojos.
  • Síntomas dermatológicos como erupciones cutáneas.

¿Cuáles son las causas de la bronquitis alérgica?

Como su propio nombre indica, la bronquitis alérgica es producida por el contacto con un alérgeno que desencadena una respuesta en el sistema inmunitario (este reacciona liberando sustancias que provocan los síntomas de la alergia). Esto sucede así cuando existe una hipersensibilidad a algún alérgeno. A su vez, esta hipersensibilidad suele venir dada por la genética, aunque a veces puede desarrollarse a lo largo de la vida (a veces, incluso, en la edad adulta).

Entre los alérgenos más comunes se encuentran el polen, los ácaros de polvo, la caspa de los animales, el moho o ciertos medicamentos. Conocer cuál es la sustancia que desencadena la respuesta alérgica es esencial tanto para poder evitar el contacto con esta como para poder prescribir un tratamiento adecuado.

Si estás experimentando alguno o varios de los síntomas explicados en este artículo, nuestra recomendación es que acudas al médico de inmediato para que pueda realizarte las pruebas necesarias y prescribirte un tratamiento para paliar las molestias que estás experimentando. No lo dejes pasar.

Deja un comentario