Transporte público: Cómo evitar contagios de gripe y resfriados

2020-10-27T16:03:27+00:00diciembre 17th, 2020|

Siempre se ha defendido el uso del transporte público frente al coche o la moto para contribuir al cuidado del medio ambiente, sin embargo, el transporte público cuenta con algunos inconvenientes que las personas que dependen de él deben afrontar. Un ejemplo importante es la mayor facilidad de contagio de infecciones víricas como la gripe o el resfriado y actualmente, también el covid-19.

Desde Pharysol os explicaremos qué hace del transporte público un foco de contagio de enfermedades respiratorias y cómo podéis protegeros.

¿Qué hace del transporte público un foco de contagio?

Muchas personas, por falta de un medio de transporte propio o por mayor comodidad o ahorro, toman los diversos tipos de transporte público varias veces al día, cada día. Autobuses, metros, trenes y tranvías, salen continuamente y regresan a su origen, habiendo dejado a muchas personas en su destino.

Los transportes públicos tienen todos en común que son lugares cerrados, normalmente ventilados de forma deficiente, con tendencia a las aglomeraciones y en los que se concentran personas de diversos lugares y condiciones que generalmente no se conocen.

Las infecciones respiratorias se contagian mediante las gotículas contaminadas con los virus y estas pueden alcanzar más de 2 metros de distancia y permanecer en superficies y el aire.

Según un estudio del 2018 de la Universidad de Londres, las personas que tomaban el metro tenían mayor recurrencia al contagio de gripe.

Los trenes, metros y autobuses son lugares en los que es muy difícil la distancia interpersonal y existe muy poca ventilación, por lo que las gotículas con virus respiratorios llegan a las demás personas y permanecen más fácilmente.

A mayor distancia de los trayectos, es decir, más tiempo en el transporte público, también existe mayor riesgo de contagio, y además, en ellos se realizan acciones como hablar, dormir o utilizar el móvil.

Cuanto más y más alto hablamos, más probabilidad de expulsar gotículas más grandes y más lejos existe. Por otra parte, si nos dormimos en el transporte público o utilizamos el teléfono tras tocar alguna superficie, esto facilitará la entrada de microorganismos patógenos a nuestro cuerpo.

¿Cómo podemos protegernos en el transporte público?

Si no os es posible evitar utilizar el transporte público, os damos algunos consejos para que os mantengáis lo más protegidos posible ante cualquier tipo de infección respiratoria:

  • Planificar el viaje y si es posible, evitar las horas puntas.
  • Intentar situarse en las puertas, puesto que son los lugares mejor ventilados.
  • Evitar hablar en la medida de lo posible y de hacerlo, hacerlo en voz baja.
  • No tocar nada. Si es necesario tocar un botón o sujetarse a una barandilla hacerlo con un pañuelo de papel desechable o utilizar gel hidroalcohólico posteriormente.
  • No apoyar la cabeza en ventanas y demás superficies.
  • Evitar ir de cara a otra persona.
  • En la medida de lo posible, evitar el contacto con el teléfono móvil.

Finalmente, en el caso del covid-19, pero también para prevenir la gripe y el resfriado, recomendamos el uso de mascarillas tipo FFP para estos trayectos.

Si queréis saber más sobre cómo cuidar vuestra salud y la de vuestros seres queridos, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog y os invitamos a conocer nuestra amplia gama de productos con ingredientes de origen natural.

Deja un comentario

Ir a Arriba