Cambio de estación: ¿Cómo afecta a nuestra inmunidad?

2021-02-11T13:32:06+00:00marzo 25th, 2021|

El día 28 de marzo se realiza el cambio horario de invierno a horario de verano, coincidiendo más o menos con el paso del invierno a la primavera, siendo el primer día de primavera el 20 de marzo, y el primer día de días más largos. Debido a esto deberemos cambiar nuestros relojes y a las 2:00 h pasarán a ser las 3:00 h, pero más allá del sueño, este cambio de estación y de horario tiene repercusión en nuestra salud.

Desde Pharysol os contamos cómo afecta el cambio de estación a nuestra salud, y especialmente a nuestro sistema inmune, y cómo podemos mantenernos sanos.

¿Qué cambios produce en nuestro cuerpo el cambio de estación?

Según un estudio de la Universidad de Cambridge publicado en la revista Nature Communications, el sistema inmunitario y la expresión de algunos genes varían con las diversas estaciones del año, lo que explica que algunas enfermedades sean más graves o corrientes en invierno y que nos encontremos más saludables en verano.

El estudio indicó que la actividad de hasta 5136 genes de los 22822 analizados dependía de la estación, así como la composición de células inmunitarias en la sangre y del tejido adiposo.

¿Cómo afecta el cambio de estación a nuestra salud?

Un hecho claro en el cambio de estación del invierno a la primavera, es la aparición de la astenia primaveral, una sensación de falta de energía, debilitamiento o fatiga que se caracteriza también por bajo humor. Se debe al intento del cuerpo de subir el nivel de energía ante un aumento de las horas de sol, y también debido a la falta de sueño.

Sin embargo, el cambio de la época invernal a la época primaveral tiene beneficios para nuestro organismo,

En primavera, como hemos comentado, tenemos mayor tiempo de exposición solar, y con ello, mayor síntesis de vitamina D.

La vitamina D contribuye a absorber calcio y fósforo para el sistema musculoesquelético, ayuda a la función neuronal, participa en el funcionamiento cardiovascular, y previene enfermedades como la esclerosis múltiple, la obesidad, la diabetes, la depresión o el cáncer.

¿Cómo afecta el cambio de estación a nuestra inmunidad?

Además de los beneficios anteriormente mencionados, científicos de la Universidad de Copenhague descubrieron que la vitamina D es de vital importancia para que las defensas se activen, y que de presentar un déficit de esta vitamina, las células killer (linfócitos T) podrían no reaccionar correctamente ante infecciones.

En primavera hace mejor tiempo que en las pasadas dos estaciones, invierno y otoño, con temperaturas más amables que no nos suponen tanto riesgo y que nos hacen sentir mejor. Una de las únicas amenazas más comunes en esta época son las alergias.

¿Cómo podemos cuidar nuestro sistema inmune para estar sanos en este cambio de estación?

Dormir las suficientes horas y de forma correcta es fundamental, ya que durante el descanso el organismo regenera y fortalece el sistema inmune.

La alimentación también es de vital importancia, ya que a través de ella aportamos al sistema inmune los nutrientes que necesita y que son importantes para su función.

Finalmente es beneficioso el ejercicio moderado regular, que activa y regula el funcionamiento del sistema inmune, la relajación, y la toma diaria de sol.

Si queréis saber más acerca de cómo cuidar vuestra salud de forma natural, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, y os invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural.

Deja un comentario

Ir a Arriba