Niños: Cómo hacer que se tomen la medicina sin fracasar en el intento

2021-01-19T15:22:34+00:00febrero 9th, 2021|

Todos recordamos, sea cual sea nuestra generación, aquel fármaco o remedio que nos provocaba un total rechazo, y por el contrario, aquel que preferíamos por su sabor más apetecible. Ya de adultos, puede ser que aún nos disguste tomar algún que otro medicamento, pero el problema llega cuando debemos dárselos a los niños.

Desde Pharysol os explicamos cómo hacer para que los pequeños  de la casa tomen la medicina que necesitan sin problemas.

¿Qué cosas debemos tener en cuenta a la hora de administrar un medicamento a un menor?

A pesar de que a veces lo pensemos, los niños no son adultos pequeños, sino que perciben el mundo de forma diferente y sus características físicas, mentales y emocionales, así como sus necesidades, son distintas.

Es por esto, que existen los medicamentos pediátricos, muchos de los cuales cuentan con ingredientes o aditivos que mejoran su sabor y los hacen más fáciles de tomar, ya que todos estamos programados para reaccionar ante el sabor amargo, que suele ser peligroso en la naturaleza.

Es muy importante, como en todos los casos, tener mucho cuidado, seguir las pautas que se indican a la hora de suministrarles medicinas, ya que pueden producirse efectos negativos y tener en cuenta la edad del menor.

Por ejemplo, es recomendable que se hallen de pie o en un grado de 45º para evitar atragantamientos, así como que los medicamentos líquidos se suministren por un lado de la boca.

Es también recomendable utilizar una cuchara dosificadora, no hablar del fármaco como si fuera un caramelo, no negociar o sobornar al niño ni castigarlo, para no crear precedente o aún más resistencia.

Algunas ideas para que los niños tomen sus medicinas sin problemas

A continuación os damos algunos trucos para facilitar la toma de los medicamentos a vuestros hijos:

  • Antes de darles la medicación, darles algo frío, ya que esto altera el gusto.
  • Si el medicamento tiene un gusto desagradable, disfrazad el sabor de este mezclándolo con algo de sabor intenso pero más apetecible, como chocolate, flan, yogur, mermelada o puré de frutas, pero no relacionéis el medicamento con ello.
  • Escuchad lo que tengan que decir sobre ello y sus sensaciones.
  • Explicadles la importancia de que la tomen.
  • Estableced rutinas, como un lugar, un horario etc., así se acostumbrarán mejor a ello.
  • Dadles alternativas como por ejemplo, que escojan el lugar de la casa donde tomarla, en qué recipiente, antes o después de una actividad…
  • Mantenedlos entretenidos y sed creativos, por ejemplo, creando un juego o distracción.
  • Tened una actitud alegre, para que ellos se sientan más tranquilos.
  • Investigad más opciones y tener en cuenta algunos recursos útiles, por ejemplo, biberones o chupetes dispensadores.
  • Felicitadles siempre tras la toma y hacedles ver que estáis contentos porque la hayan tomado.

Si queréis saber más acerca de cómo cuidar vuestra salud de forma natural, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, y os invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural.

Deja un comentario

Ir a Arriba