Tos infantil: ¿Cómo manejarla en verano?

2022-04-26T14:27:08+00:00julio 21st, 2022|

En la época estival muchos creemos estar libres de la tos, los mocos y otros síntomas del resfriado. Aunque esta infección tiene mayor prevalencia en invierno u otoño, también puede aparecer en verano. Por ello, hoy os hablamos de cómo manejar la tos infantil en verano, así como sus causas y síntomas.

Causas, síntomas y tipos de tos infantil

Para saber cómo manejar la tos infantil en verano, antes es importante conocer los diferentes tipos de tos, así como sus causas y síntomas.

La tos con mocos

Esta tos blanda es la más común en niños. Generalmente, va acompañada de flemas, es decir, del arrastre de secreciones hacia el exterior. Se asocia al virus del resfriado u a otras enfermedades, entre ellas la neumonía.

La tos sin flemas

También es conocida como tos seca. Es fácil de detectar y puede ser muy molesta, sobre todo por la noche. Principalmente, se asocia a la irritación de la garganta, causada por agentes como el humo.

La tos seca puede originarse por: infecciones por virus, alergias, exposición al humo, polvo e irritantes químicos, asma, entre otros.

Tos «perruna»

Otro tipo de tos seca es la tos «perruna» o ronca, causada por la inflamación de la laringe. Su nombre se debe a que su sonido se parece al de un perro. Esta tipología va acompañada de dolor y dificultad para respirar.

Tos alérgica

También conocida como tos con «pitos», es muy habitual en niños asmáticos, y especialmente por la noche. Su causa es la inflamación bronquial y se distingue por un sonido parecido a un timbre seco. Es la sensación de tener el pecho cargado.

Además de todos los comentados, también existen otros tipos de tos, así como la tos persistente, la tos en accesos o la tos con fiebre.

¿Cuáles son los signos de alarma de la tos infantil?

Hay que prestar especial atención a estos síntomas de la tos infantil:

  • Labios o piel azul (cianosis).
  • Fuerte sonido chirriante al inspirar.
  • Dificultades respiratorias.
  • Espasmos de tos incontrolables, repetitivos, y seguidos de sonidos parecidos a gritos.

Ante estos casos, es mejor acudir al pediatra para que evalúe la situación.

¿Cómo manejar la tos infantil en verano?

Para manejar la tos infantil en verano aconsejamos:

  • Mantener una alimentación equilibrada. Este es el primer paso. El segundo es evitar alimentos que producen acidez, así como las comidas picantes.
  • Mantener una buena hidratación. Esto equivale a unos 7 vasos de agua al día.
  • Los masajes con ungüentos mentolados en los pies, pecho y espalda ayudan a abrir las vías respiratorias y, por lo tanto, a respirar mejor.
  • Inhalaciones de aire húmedo, ya sea con un vaporizador o una ducha caliente, para limpiar y extraer los mocos.
  • Lavados nasales con fuero fisiológico para una hidratación oral abundante.
  • A la hora de dormir, elevar la zona de la cabeza y pecho.
  • Cortar una cebolla por la mitad y dejarla en un plato junto a la mesita de noche del niño o bebé. Durante estas horas, los aromas y vapores de esta planta herbácea ayudan a que las flemas sean más fluidas. Además, la cebolla es rica en polifenoles que descongestionan la nariz. ¡Es el gran mucolítico natural!
  • Tomar zumo de limón y miel.
  • Preparar infusión de malavisco antes de ir a dormir.
  • Alejar a los niños del humo de tabaco.
  • Instalar humidificadores en el hogar.
  • Ventilar las habitaciones. ¡A liberar el polvo!

Como ves, siempre es mejor apostar por una solución natural para luchar contra la tos infantil. ¿Aún no conoces el Pharysol Tos?

Deja un comentario

Ir a Arriba