Algunas cosas que debes tener en cuenta si tienes asma

2022-04-05T10:24:00+00:00septiembre 4th, 2018|

El asma es una enfermedad respiratoria causada por la inflamación crónica de las vías aéreas. Los síntomas más comunes que presenta el paciente asmático, y que en cada persona varía en intensidad, frecuencia y duración, son: tos, respiración jadeante y dificultosa (disnea), silbido en el pecho (sibilancia) y sensación permanente de ahogo.

Los alérgenos en espacios cerrados (ácaros, por ejemplo) o exteriores/abiertos (polen es lo típico), el humo del tabaco o la exposición a productos químicos puede desencadenar este trastorno respiratorio crónico. Por otra parte, un catarro, el aire frío o una alergia pueden desatar una crisis asmática.

Signos de alarma que avisan de una crisis asmática

Los médicos suelen decir que la crisis asmática es previsible, que siempre avisa al cuerpo. Por ello, si eres asmático debes estar atento a los signos que te brinda tu organismo, verdaderas señales de alarma ante las que deberías acudir a un especialista de forma urgente.

El tiempo es oro en estos casos. Recuerda que la detección precoz, en medicina, se traduce en un mejor pronóstico para el enfermo. En el caso de la persona con asma, es posible evitar que la crisis se agrave y maximizar las posibilidades de una pronta recuperación. Pero ¿a qué debes prestar atención?

EN ADULTOS

Deben alarmarte:

La necesidad de recurrir, con mayor frecuencia que la normal, al aparato broncodilatador o a medicamentos asociados al asma.

Dificultades para dormir a causa de la mala función respiratoria.

Un aumento notable en la dificultad para respirar. La persona se ahoga con mayor frecuencia o presenta un pitido extraño al inspirar-exhalar.

Variabilidad del flujo máximo respiratorio: los niveles están por debajo de los normales (déficit en la respiración).

EN NIÑOS

Son signos indiciarios:

Frecuencia respiratoria aumentada.

Agitación al respirar.

Pitidos audibles y evidente esfuerzo al respirar.

¿Qué hacer ante una crisis asmática?

Para neutralizar una crisis asmática deberás tomar el medicamento específico prescripto por el médico a cargo del tratamiento (generalmente llamado “medicamento de rescate”). Si te es posible, aléjate del factor desencadenante: aire frío, humo del cigarrillo, etc.

Si los síntomas no se alivian, si continúas con dificultad para andar y respirar (con “pitos” o pitidos) o si experimentas tos o dolor en el pecho, es preciso que acudas a un servicio de urgencias a la mayor brevedad posible.

La buena noticia es que si padeces la enfermedad puedes, de forma natural y sencilla, controlar y hasta mejorar el asma. ¿Sabes cómo mejorar tu calidad de vida como asmático? Tratar la enfermedad, sin dudas.

¿De qué manera controlar el asma?

Toma nota de estas recomendaciones:

Bebe té de jengibre, ya que alivia los síntomas gracias a sus cualidades broncodilatadoras. También puedes añadir miel a las infusiones la cual, además de endulzarlas, contribuye a descomprimir las vías respiratorias.

– Las sesiones de drenaje linfático resultan aliadas del paciente con asma bronquial al equilibrar los niveles de agua en el cuerpo, mejorando así la circulación de líquidos y proteínas.

– Para la tos asmática, remedios caseros como el extracto de ajo, disminuyen la inflamación de los bronquios. Asimismo, el jugo de limón ayuda a eliminar la mucosidad de las vías aéreas dejándolas libres de gérmenes y bacterias. También te pueden ser de ayuda algunos productos elaborados a base de ingredientes naturales, como es el caso de Pharysol Tos.

– Para tratar la bronquitis asmática alérgica de forma natural, nada mejor que el jugo de la cebolla. Una cucharadita en ayunas te ayuda a expectorar flemas y alivia los síntomas de la bronquitis.

-Ingiere té verde para mitigar los síntomas de las alergias respiratoria y prevenir gripes y resfriados.

En definitiva, si como asmático adviertes signos que consideras atípicos, debes consultar a tu médico de confianza urgentemente para salir de dudas y tratar el asma de manera inminente y adecuada.

pharysol tos monodosis

Deja un comentario

Ir a Arriba