Dormir con ventilador: ¿Es bueno o malo?

2022-04-27T06:35:33+00:00agosto 9th, 2022|

¡Ojo! Dormir toda la noche con el ventilador o aire acondicionado y apuntando directamente hacia el cuerpo puede afectar a tu salud. Hoy te explicaremos las consecuencias negativas de dormir con ventilador y te daremos algunos consejos para evitar el dolor de garganta en verano.

¿Cuáles son las consecuencias negativas de dormir con el ventilador encendido?

¿No pegas ojo en verano? ¿Das mil vueltas a la almohada en búsqueda del lado más fresco? Dormir con el ventilador encendido es una solución al vaivén de olas de calor. Sin embargo, esto también trae consecuencias negativas para tu salud:

  • El aire seco reseca las mucosas de las vías respiratorias, la piel y los ojos. De hecho, puede causar mucosidad, congestión nasal, irritación en los ojos, dolor de cabeza, o dolor de garganta, sobre todo en persona que duermen con la boca parcialmente abierta.
  • Este aparato favorece el ingreso de gérmenes y polvo que infectan el organismo. Esto es un problema, sobre todo, para personas alérgicas.
  • Afecta a las personas que sufren trastornos respiratorios, así como bronquitis, asma, sinusitis o rinitis estacional.
  • Puede provocar rigidez muscular, en especial al dormir con el ventilador apuntando directamente en la cara. Algunas consecuencias son calambres, así como dolor cervical a la mañana siguiente.

¿Cómo dormir frescos en verano?

Estos son los 6 mejores consejos para dormir frescos durante las noches veraniegas:

  1. Usa ropa fresca, ligera y liviana. Escoge pijamas de algodón 100 % transpirable.
  2. Bebe unos 8 vasos de agua al día.
  3. Mantén las persianas y ventanas abiertas durante el día.
  4. Utiliza el ventilador durante el día.
  5. Dúchate antes de ir a dormir y evita que el agua esté muy fría.
  6. Prepara cenas más ligeras, ya que la digestión y la temperatura corporal están relacionadas.

Consejos para evitar el dolor de garganta en verano

Para evitar el dolor de garganta en verano, sigue estos pasos, o al menos, alguno de ellos:

  • Evita el tabaco y el alcohol.
  • Prueba con los remedios naturales: gárgaras con agua y bicarbonato, gárgaras con salvia, infusión de tomillo, leche con cúrcuma y miel, té de jengibre, entre otros.
  • La temperatura recomendada del aire acondicionado es de entre 23 y 24 grados.
  • Limpia el polvo del ventilador, tanto su parte externa como las aspas.
  • Limpia el dormitorio cada semana.
  • Mantén una cierta distancia de seguridad con tu ventilador, como mínimo 1 metro y medio. Otra idea es poner este aparato en modo giratorio y con temporizador, con el objetivo que se apague al cabo de un par de horas después de la hora de acostarse y que su aire se mueva por toda la habitación. Además de la ubicación, la velocidad del ventilador también es determinante.
  • Como recordatorio, mantén una buena hidratación.
  • Evita alimentos muy calientes y fríos, o muy picantes y salados.
  • Utiliza humificadores o vaporizadores.
  • Los filtros de aire pueden reducir la circulación de ácaros, entre otros alérgenos.
  • No grites o fuerces la voz.
  • Si eres propenso a sufrir dolor de garganta, no te pierdas los productos de la gama Pharysol, creados a base de ingredientes naturales, que proporcionan alivio al instante. ¡Pruébalos!

Ahora ya sabes que no es necesario renunciar al ventilador, siempre y cuando tomes las medidas de prevención adecuadas para evitar ciertas enfermedades o molestias. Cuando se trata de dormir con calor, no hay una solución única para todos. Todo depende del uso que se le dé al ventilador, del ambiente y de la propia persona.

¿Te ha gustado el artículo? Si quieres saber más, te recomendamos seguir todos los artículos de nuestro blog.

Deja un comentario

Ir a Arriba