Equinácea: Te contamos todo sobre ella

2019-12-20T13:23:52+00:00enero 2nd, 2020|

Si preguntamos sobre las plantas medicinales más conocidas, de bien seguro muchas personas mencionarán la equinácea. Y es que esta planta presenta grandes beneficios para nuestra salud, destacando en el tratamiento de procesos catarrales.

Desde Pharysol os explicamos qué es la equinácea, de donde proviene, cuáles sus beneficios y cuándo es mejor evitar su consumo.

 

¿Qué es la equinácea?

La equinácea o también denominada echinacea es una planta de la familia de las margaritas. Presenta tallos rectos, gruesos y velludos que pueden medir entre 60 y 180 cms, y pétalos largos y finos de color púrpura, entorno a un ojo espinoso.

Existen hasta 23 especies distintas, de las cuáles solo 10 son óptimas para el consumo humano. La variedad Purpúrea es considerada la más efectiva, por lo que es la más conocida.

 

¿De dónde es originaria la equinácea?

La equinácea es originaria del este de los Estados Unidos y Canadá, creciendo especialmente en las zonas de hierba y arenosas. Se tiene constancia de su uso por parte de las poblaciones amerindias desde el año 1700, las cuales la emplearon para toda clase de afecciones, como heridas, fiebre, enfermedades venéreas etc.

En el siglo XIX los colonos la adquirieron para comercializarla, introduciéndola en Europa hacia 1895, donde su uso se extendió a la medicina occidental.

 

¿Cuáles son los beneficios de la equinácea?

En medicina natural, la parte de la equinácea que suele utilizarse es su raíz. En ella se encuentra la sinergia de dos principios activos, las alquilamidas y los polisacáridos, los cuales tienen propiedades inmunomoduladoras, esto es, actúan sobre la activación de las células de la inmunidad.

Su aplicación más conocida es en el tratamiento de procesos catarrales, ya que es muy efectiva en la eliminación de la mucosidad y la disminución de la fiebre y la tos.

A parte de esto, pasamos a detallar otros de sus muchos beneficios:

  • Es rica en fibra, hierro, sodio, calcio, magnesio, vitaminas C y B y betacarotenos.
  • Es un excelente antiinflamatorio.
  • Es un perfecto bloqueador de agentes infecciosos como bacterias y virus y mejora los procesos de faringitis, amigdalitis, otitis, bronquitis y sinusitis.
  • Se recomienda en tratamientos contra la malaria, dolor de garganta, sífilis, difteria, infecciones genitales, septicemia, reumatismo,  orzuelos, migrañas, indigestión o infección de orina.
  • Puede utilizarse en casos de trastornos por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), síndrome de fatiga crónica y cáncer.
  • Es un gran cicatrizante, por lo que puede aplicarse de manera tópica en casos de heridas, quemaduras, psoriasis, eccemas, herpes, furúnculos, picaduras, abscesos o hemorroides entre otras cuestiones.

 

Cuestiones a tener en cuenta antes de tomar equinácea

Como todas las plantas utilizadas en fitoterapia, es importante que el uso de la equinácea esté validado por un profesional, el cual nos indique las dosis específicas y la periodicidad para consumirla.

Asimismo, es importante no exceder la cantidad recomendada, alargar los tratamientos y seguir los pasos indicados por el experto y el fabricante, ya que aunque sus efectos secundarios puedan ser menores, la equinácea no es recomendable para las personas y un exceso también puede provocar efectos adversos.

Entre algunos de ellos podemos encontrar reacciones alérgicas como anafilaxis, problemas respiratorios, urticaria, erupciones e inflamaciones de la piel, empeoramiento del asma, náuseas y mareos.

Estos síntomas son más frecuentes si nos encontramos dentro de alguno de los grupos siguientes:

  • Esclerosis Múltiple
  • VIH
  • Tuberculosis
  • Estamos tomando otros medicamentos.
  • Estamos en estado de gestación o lactancia.
  • Somos alérgicos a margaritas, ambrosías, caléndulas o crisantemos.

Si tienes más dudas acerca de la equinácea y de sus aplicaciones, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Te invitamos a conocer nuestros productos antigripales naturales y a seguir nuestro blog!

 

Deja un comentario