Fisioterapia respiratoria: Aliada en casos de gripe y resfriado

2020-02-04T08:03:41+00:00marzo 19th, 2020|

Existen muchos remedios para la gripe y el resfriado que suelen tener como foco los síntomas, sobre todo de las vías respiratorias, y que en la mayoría de los casos se basan en la aplicación de fármacos y la realización de buenos hábitos de salud como llevar una buena alimentación y descanso. Sin embargo, otra técnica y buena práctica que no se tienen en cuenta normalmente, por su desconocimiento, es la fisioterapia respiratoria.

Desde Pharysol, expertos en remedios naturales de afecciones de las vías respiratorias, os explicamos qué es la fisioterapia respiratoria, a quién va dirigida, cómo se realiza y cuáles son sus beneficios en casos de gripe, resfriado y otras dolencias.

¿Qué es la fisioterapia respiratoria?

Para entender qué es la fisioterapia respiratoria en primer lugar recordaremos en qué consiste la fisioterapia. La Confederación Mundial de la Fisioterapia realiza la definición que la Asociación Española de Fisioterapeutas en 1987 suscribiría: «La Fisioterapia es el conjunto de métodos, actuaciones y técnicas que, mediante la aplicación de medios físicos, curan previenen, recuperan y adaptan a personas afectadas de disfunciones somáticas o a las que se desea mantener en un nivel adecuado de salud».

En este sentido, la fisioterapia respiratoria se entiende como la rama de la fisioterapia que se encarga del tratamiento y la prevención de las enfermedades que afectan al aparato respiratorio, al verse afectada la oxigenación del organismo. Su objetivo, por lo tanto, es mejorar los síntomas mediante el fortalecimiento de la función respiratoria, para evitar la respiración superficial e ineficaz.

¿A quién va dirigida la fisioterapia respiratoria?

Aunque esta técnica es beneficiosa para todas aquellas personas con afecciones y/o dificultades del aparato respiratorio, es especialmente indicada para niños y ancianos, sobre todo, aquellos con episodios repetidos de enfermedades como la neumonía o la gripe.

También puede realizarse en bebés para mejorar su oxigenación y drenar las mucosidades.

¿Cómo funciona la  fisioterapia respiratoria?

Para mejorar los síntomas de las enfermedades de las vías respiratorias o ampliar la amplitud de la respiración, la fisioterapia respiratoria utiliza la terapia física unida de ejercicios respiratorios y entrenamiento muscular. Pasamos a detallar algunas de las técnicas utilizadas:

Drenaje postural

Este tipo de ejercicio se realiza en la posición que el profesional indique y su objetivo es acabar con las secreciones mediante la tos de forma más efectiva. Al realizarse palmadas con las manos huecas sobre el pecho para desalojar la mucosidad espesa que queda pegada, es importante que no se realice este ejercicio antes de que hayan pasado dos horas desde que se haya comido para evitar reflujos y molestias digestivas.

Educación de la tos

El fisioterapeuta enseña la forma correcta de toser al paciente, para que este pueda realizar un arrastre de secreciones de manera efectiva pero sin dañar la garganta.

Ejercicios respiratorios

Mediante ejercicios respiratorios diafragmáticos y de la parrilla costal se enseña a mejorar la oxigenación y a aumentar la capacidad respiratoria.

¿Cuáles son los beneficios de la fisioterapia respiratoria?

Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, podemos concluir que los principales beneficios de este tipo de fisioterapia son:

  • Mejora la expectoración.
  • Reduce la tos y la irritación de garganta.
  • Relaja la musculatura.
  • Amplia la capacidad pulmonar, reduciendo la disnea y mejorando la resistencia.
  • Evita complicaciones, optimiza el efecto de otros remedios y reduce los tiempos de convalecencia.
  • Previene nuevas afecciones.

Si precisáis de mayor información sobre cómo cuidar vuestras vías respiratorias, os recomendamos seguir los consejos de nuestro blog y os invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural.

Deja un comentario