Piel tras un resfriado: ¿Cómo se halla y cómo cuidarla?

2021-12-24T10:06:35+00:00enero 20th, 2022|

En invierno, nuestra salud general se resiente, como por ejemplo nuestro sistema inmune, nuestro sistema respiratorio… E incluso nuestra piel. Nuestra piel se ve afectada por las inclemencias y bajas temperaturas, secándose y dañándose, pero además, en invierno también hay mayor riesgo de padecer gripes y resfriados. Desde Pharysol os contamos cómo afectan estas infecciones a nivel cutáneo y cómo podemos cuidar y reforzar la piel tras un resfriado.

¿Cómo afectan los resfriados y gripes a la piel?

Cuando se produce una infección como la del resfriado o la gripe, se dan cambios en nuestro cuerpo debido a la entrada de un patógeno que hace movilizar el sistema inmune y producir ciertos mecanismos de defensa, como la fiebre o la mucosidad, que generan molestias.

Debido a la congestión nasal u otros síntomas como el malestar general, es muy frecuente que las personas afectadas tengan problemas para conciliar o mantener el sueño, lo que produce que la piel acabe mostrándose pálida, con bolsas, opaca y con más arrugas debido a que no puede regenerarse bien durante el sueño. Esto también puede ocurrir debido a una deficiente dieta durante estos estados, a causa del malestar que generan. Si no obtenemos los nutrientes suficientes nuestra piel no está bien nutrida y cuidada.

En casos de falta de aire debido a una infección o por congestión es posible que la piel pueda recibir menos oxígeno del necesario, viéndose afectada como en el caso anterior.

Los patógenos de estas y otras infecciones respiratorias también pueden reducir las defensas y hacer que las mucosas no lleven a cabo bien sus funciones. Un ejemplo es que la piel puede perder sus aceites.

Además, en casos de gripe, un mecanismo defensivo es la fiebre, un aumento de la temperatura corporal que puede acabar con los patógenos. Como efecto negativo, este aumento de la temperatura corporal puede hacer que la piel se deshidrate y se muestre seca y apagada.

Finalmente, un problema muy característico y molesto en casos de congestión nasal es la irritación de la piel de la nariz, a causa de sonarse continuamente.

¿Cómo podemos cuidar y devolverle la salud a la piel tras un resfriado?

Teniendo en cuenta los principales problemas que generan que la piel se dañe tras un resfriado, deberemos actuar para minimizar sus efectos.

Para devolverle el brillo a la piel es importante que intentemos seguir una dieta equilibrada y rica en nutrientes, así como tratar de descansar lo suficiente. Para ello, podremos adquirir los nutrientes necesarios en platos fáciles de digerir, como los caldos, y tomar infusiones y duchas calientes para relajarnos, reducir los síntomas y poder dormir mejor.

Además, es fundamental hidratar la piel, no solo bebiendo mucha agua y líquidos para recuperar el agua perdida, sino también aplicar hidratación a nivel tópico.

En el caso de la piel irritada de la nariz, es fundamental que no toquemos ni la exfoliemos, únicamente la hidratemos y que intentemos siempre sonarnos con pañuelos suaves.

Más allá de estos hábitos para cuidar la piel, será crucial actuar para tratar la congestión y los otros síntomas que pueden afectarnos, por ejemplo, haciendo vahos de plantas descongestionantes.

Si queréis saber más acerca de cómo cuidar vuestra salud de forma natural, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, y os invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural.

Deja un comentario

Ir a Arriba