Resfriado y gripe: Los antibióticos no los curan

2019-11-14T08:08:40+00:00noviembre 14th, 2019|

En la mayoría de los casos, los resfriados y la gripe son afecciones tan comunes por estas fechas que las consideramos males menores, llegando incluso a automedicarnos o tratarnos por cuenta propia.

Además de que esta práctica no es recomendable, debemos destacar que en muchos casos lo hacemos incorrectamente, como es el uso de fármacos antibióticos para estos casos.

Desde Pharysol os explicamos por qué los antibióticos no son efectivos contra el resfriado y la gripe, cómo actuar en estos casos y qué productos con ingredientes de origen natural pueden sernos de ayuda.

¿Por qué los antibióticos no son efectivos en el tratamiento de la gripe y el resfriado?

Las infecciones pueden ser producidas por bacterias o en su defecto, por virus. Los antibióticos son fármacos específicamente desarrollados para el tratamiento de infecciones bacterianas, no aquellas producida por virus.

El resfriado, la gripe, la mayoría de causas de la tos, bronquitis o dolor de garganta, así como las infecciones del tracto respiratorio que cursan congestión nasal, ojos llorosos, dolor de cabeza, escalofríos, dolor muscular o malestar son provocados por virus, por lo que la aplicación de antibióticos será inefectiva al tratarse de otra causa, es decir, una infección vírica.

Si nuestro médico, por lo tanto, no nos ha recetado antibióticos, es porque no los necesitamos. Puede que en ciertas ocasiones el profesional quiera esperar antes de aconsejarlos para comprobar la causa.

¿Por qué no debemos utilizar antibióticos para tratar estas afecciones?

Es muy importante que tengamos en cuenta que la fiebre y el moco de color amarillento o verdoso, al contrario de lo que se cree no indican una infección bacteriana.

Así mismo, no debemos utilizar fármacos que hayamos utilizado en otras ocasiones, si no estrictamente aquellos recetados por el sanitario.

Acerca de por qué no debemos utilizar antibióticos en casos de infecciones víricas, además de porque no nos van a curar, no nos harán sentirnos mejor ni evitarán el contagio a terceros, estos fármacos pueden provocarnos efectos secundarios.

Entre los efectos secundarios que podemos sufrir encontramos diarrea, náuseas, vómitos, erupciones cutáneas y sarpullidos, mareos, infecciones por hongos,  reacciones alérgicas graves y problemas hepáticos. Sin embargo, el efecto más grave es que provoquemos una resistencia bacteriana, es decir, que cuando realmente exista una infección causada por estas, el antibiótico ya no tenga efectos sobre ellas y no podamos curar la infección. Actualmente, esto supone una de las mayores amenazas para la salud a nivel mundial.

¿Qué patologías sí pueden requerir de uso de antibióticos?

Las infecciones más frecuentes que puedan precisar de este tipo de fármacos para su tratamiento son las infecciones dentales, la otitis, la sinusitis, la neumonía y las infecciones cutáneas, digestivas y urinarias.

Si no usamos antibióticos, ¿qué podemos hacer para aliviar los síntomas?

Además de no utilizar antibióticos por la obviedad de que no funcionarán y podremos obtener resultados negativos, existen diversas pautas a tener en cuenta para mejorar nuestro estado de salud en estos casos:

  • Beber mucha agua para eliminar la mucosidad, y con ella, el agente patógeno.
  • Descansar para mejorar nuestro sistema inmune.
  • Evitar ambientes fríos, húmedos o nocivos que puedan comprometer nuestra capacidad defensiva.
  • Realizar lavados nasales con ingredientes naturales como agua de mar y tomar productos naturales para la expectoración.

¡Desde Pharysol te recomendamos seguir nuestros consejos y te invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural, específicos para estas molestias!

 

Deja un comentario