Virus respiratorio sincitial (VRS): Todo sobre él

2021-11-22T09:23:29+00:00diciembre 9th, 2021|

Puede que hayas escuchado hablar del virus respiratorio sincitial. Lo cierto es que no se trata de un patógeno nuevo, desde siempre hemos estado expuestos a él y es muy probable que ya haya pasado por nuestro organismo. Te vamos a contar con más detalle qué es, cuáles son sus síntomas, los riesgos y cómo combatirlo.

¿Qué es el virus respiratorio sincitial?

El virus respiratorio sincitial o VRS, es uno de los muchos virus que producen el resfriado común. Este en concreto es especialmente contagioso y suele aparecer durante el curso escolar, contagiando a un gran número de niños. Aunque suele curarse en poco tiempo, de cinco a siete días es importante la vigilancia constante, especialmente en los niños pequeños. Puede afectar a los pulmones y causar problemas graves en las vías respiratorias.

Los síntomas habituales de la enfermedad se manifiestan por congestión nasal, estornudos y algo de fiebre. También puede ir acompañado de tos, pérdida del gusto, falta de apetito e irritabilidad. Estos no tienen por qué presentarse todos a la vez, pueden ir en etapas escalonadas.

¿Cuáles son los riesgos del virus respiratorio sincitial?

Hay que prestar mucha atención a estos síntomas en los niños pequeños, en los mayores y en las personas con problemas respiratorios. Puede llegar a causar infección de las vías respiratorias altas, bronquiolitis y neumonía.

Debe acudirse al médico ante los primeros síntomas. Pero, si una vez en casa se percibe que la fiebre sube, que se escuchan silbidos al respirar o que los síntomas no disminuyen, hay que volver de nuevo, cuanto antes. Es especialmente urgente si la respiración se vuelve agitada, si hay aleteo nasal, si se escuchan ruidos al respirar, si se respira con el estómago o si se percibe algún otro síntoma no mencionado que haga ver que la infección ha pasado de una simple congestión nasal leve.

Es importante decir que es muy contagioso, por lo que no se debe salir de casa bajo ningún concepto. Además, continúa transmitiéndose hasta cuatro semanas después de haberse curado, por lo que es muy importante adoptar medidas de distanciamiento, uso de mascarilla y lavado frecuente de manos.

Tratamiento del virus respiratorio sincitial

No existe un tratamiento específico para este virus. Si es leve, los analgésicos de venta libre son suficiente para sobrellevar los síntomas y regular la temperatura corporal. Esto es muy diferente en el caso de los niños, que deben pasar por una valoración médica y someterse a un tratamiento específico adecuado a su edad. En ningún caso se deben dar medicamentos no supervisados por un doctor a un pequeño.

Por otro lado, es fundamental seguir una dieta equilibrada y tomar suficiente líquido. Este puede ser en forma de agua, caldo e infusión. Asimismo, es importante la ventilación de la vivienda y el reposo.

Cuando el problema se agrava y la infección se extiende, es muy probable que sea necesaria la hospitalización. En muchos casos bastará con una supervisión médica y el aporte de oxígeno. En los casos más graves, cuando se ha convertido en una neumonía, por ejemplo, puede ser necesaria la respiración asistida por ventilación mecánica.

La prevención, el mejor tratamiento del virus respiratorio sincitial

En los últimos años se está aprendiendo mucho sobre el funcionamiento de los virus y las maneras de protegerse. Es importante aplicar lo aprendido. Cuando se detecte la propagación hay que tratar de salir de casa solo lo imprescindible y usar todas las medidas al alcance. Esto incluye el uso de mascarillas y guantes, el distanciamiento social, el lavado de manos y la desinfección de las superficies.

También es imprescindible proteger a los demás si se tienen síntomas. Además de lo mencionado en el párrafo anterior, hay que toser y estornudar en la parte interna del codo, ventilar bien las estancias y evitar el contacto físico. Con esto se reducen las posibilidades de contraer o contagiar el virus respiratorio sincitial.

Deja un comentario

Ir a Arriba