Calefacción y tos seca: ¿Qué relación existe?

2020-01-02T15:14:46+00:00enero 14th, 2020|

Si existe una discusión que gana a la de escoger el canal de televisión en estos días de frío, esa es escoger la temperatura de la calefacción. Ya nos encontremos en casa como en nuestro lugar de trabajo, estar en una temperatura que nos haga sentir cómodos es uno de los principales intereses que tenemos, sin embargo, ¿sabéis que existe relación entre calefacción y tos seca? ¡Desde Pharysol os loexplicamos!

 

¿Cuáles deberían ser la temperatura y humedad adecuadas y por qué variarlas nos afecta?

Solemos sentir frío cuando la temperatura ambiente en la que nos encontramos en inferior a 21-23º, por lo que la temperatura ideal debería, recomendablemente, situarse en este punto o algo por encima.

La humedad también juega un papel importante en nuestra comodidad y bienestar, ya que a mayor humedad menor sensación térmica. Nuestro cuerpo está compuesto entre un 60 y un 70% de agua, por lo que la humedad ambiental para mantenernos saludables debería estar entre el 50 y el 60%.

A mayor temperatura provocamos un descenso de la humedad que conlleva a que el ambiente se reseque, hecho que puede afectar a nuestra salud. Además de esto, algunos sistemas de calefacción pueden mantener y expulsar elementos tóxicos o patógenos que nos lleven a enfermar.

 

¿Qué relación existe entre calefacción y tos seca?

Como hemos comentado anteriormente, el ascenso de la temperatura y el consiguiente descenso de la humedad produce que el ambiente se reseque, lo que lleva a que también lo hagan nuestra piel y mucosas, como las que se hallan en nuestro tracto respiratorio.

Si el ambiente es muy seco, las mucosas de nuestra nariz y garganta no pueden producir moco, una barrera defensiva necesaria para evitar infecciones bacterianas y víricas, como la gripe y el resfriado, por lo que estas aparecen y pueden provocar daños en los tejidos de la garganta, produciendo la tos.

 

Tipos de sistemas de calefacción y tos seca

Además de este efecto general, independientemente del sistema de calefacción que utilicemos, que causa un aumento de la sequedad ambiental, debemos destacar que dependiendo del sistema de calefacción utilizado, podremos otros efectos añadidos.

Los circuitos de calefacción mediante ventilación de aire no son recomendables para personas con problemas respiratorios e inmunológicos como la bronquitis, el asma o la alergia, entre otros, puesto a que pueden ser lugar de cultivo de microorganismos patógenos y almacenamiento de polvo y sustancias irritantes que entren en suspensión.

Por otra parte, estufas y chimeneas, que irradian gases (como el radón) y materiales nocivos como partículas de carbón pueden provocar fuertes irritaciones en las mucosas y tos seca al intentar expulsar estas sustancias.

En casos graves, pueden derivarse intoxicaciones con síntomas tales como debilidad, dolor de cabeza, náuseas y mareos y respiración agitada.

¿Cómo evitar la tos seca por la calefacción?

Si es imprescindible que tengamos la calefacción encendida, es importante que no sobrepasemos la temperatura recomendada. De precisarlo, es fundamental que equilibremos la humedad de la estancia para evitar sequedad ambiental.

Asimismo, es básico que mantengamos nuestra garganta hidratada bebiendo continuamente agua u otros líquidos como infusiones o sopas, evitando aquellos que pudieran irritarla más, como las bebidas gaseosas o el alcohol.

Deberemos realizar limpiezas frecuentes de los filtros del sistema de ventilación de la calefacción, los exteriores de radiadores y estufas y los espacios de las chimeneas, siempre evitando cualquier contacto de sustancias irritantes con nuestra garganta.

 

¡Evita la tos seca sin renunciar a la calefacción este invierno! Si necesitáis mayor información acerca de la tos seca, os invitamos a seguir nuestros consejos y conocer nuestros antigripales con ingredientes de origen natural.

Deja un comentario