¿El exceso de humedad provoca problemas de respiración?

2018-07-12T06:57:37+00:00julio 12th, 2018|

No vamos a hacerte esperar para darte una respuesta: sí, la humedad en sitios interiores contribuye al aumento de los problemas de respiración. Y es que los lugares con altos niveles de humedad ambiental (por encima del 70 %) constituyen un lugar ideal para la proliferación de ácaros y hongos, los cuales, a su vez, pueden provocar que se originen problemas respiratorios y diferentes alergias.

Especialmente más vulnerables a este problema son los bebés y los niños, así como las personas mayores y aquellas con un sistema inmunológico deprimido, ya que no gozan de la misma resistencia inmunitaria que una persona adulta sana.

¿Mi casa es más húmeda de lo que debería? Las señales que deben ponerte en alerta

Si cuando estás en tu casa empiezas a sufrir síntomas como congestión nasal, irritación de garganta y ojos, tos y otros problemas respiratorios, es probable que esto se deba a un problema de humedad en tu hogar. No debes tomártelo a la ligera, porque un exceso de humedad en tu casa puede ser el causante de diferentes problemas:

Empeoramiento de los síntomas de asma. Alrededor del 80 % de las personas con asma alérgica ven cómo sus síntomas empeoran en ambientes húmedos. Además, en la actualidad se sabe que la probabilidad de que los niños desarrollen asma se duplica cuando estos están expuestos a ambientes interiores húmedos, debido a la alta concentración de ácaros, hongos y moho.

– Aumento de los síntomas propios de la alergia. Debido a que la mayor parte de los microorganismos alérgenos viven en ambientes húmedos, es común que cuando hay mucha humedad en el interior de la vivienda, los síntomas de la alergia empeoren.

– Incremento de las posibilidades de padecer infecciones respiratorias de tipos viral y bacteriana.

– Agravamiento de los dolores óseos propios de enfermedades como la artritis o la artrosis.

Consejos para regular la humedad en casa

Para mantener los niveles de humedad en tu casa dentro de los límites recomendados (entre el 40 y el 60 %), es útil que tomes una seria de medidas preventivas. Toma nota:

  1. Mantén una adecuada ventilación de tu casa.
  2. Limpia con regularidad los filtros del aire acondicionado y las calderas, ya que los hongos crecen en estos lugares y, una vez han aparecido, se diseminan con mucha facilidad.
  3. Repara cualquier gotera o mancha de humedad para evitar la proliferación de moho en paredes y ventanas.
  4. Utiliza productos especiales contra el moho para limpiar el baño.
  5. Limpia regularmente tu casa y, especialmente, tu dormitorio con el fin de evitar la acumulación de ácaros de polvo. Tampoco te obsesiones con esto ya que, paradójicamente, está demostrado que una limpieza excesiva puede ser perjudicial para el sistema inmunitario de los niños.
  6. Evita el uso de alfombras en zonas más húmedas de la casa, como puede ser el caso de baños y sótanos.
  7. Mantén tus toallas, albornoces y cortinas secos.
  8. Evita el contacto con el pelo de animales, ya que este puede contener esporas de hongos y ácaros de polvo.
  9. Utiliza algún remedio natural como Pharysol Tos, un producto elaborado a base de ingredientes 100 % naturales y capaz de calmar la tos de forma rápida y eficaz.
  10. Si, a pesar de tomar todas estas precauciones, los problemas respiratorios persisten, es recomendable que acudas a tu médico para que evalúe tus síntomas y te prescriba un tratamiento que pueda ayudarte a mejorar. No lo dejes pasar. A pesar de que se le suele dar poca importancia, los problemas de humedad pueden entrañar riesgos para nuestra salud.

banner-blog-pharysol-tos

Deja un comentario

Ir a Arriba