Colores de la mucosidad: ¿Cuáles son sus significados?

2020-01-28T07:15:03+00:00enero 28th, 2020|

Si estamos resfriados y nos sonamos, muchas veces podemos apreciar la coloración de la mucosidad que hemos expulsado, pudiendo ser esta muy variable. Existen diversas teorías acerca de los distintos significados de presentar una u otra coloración en los mocos.

Desde Pharysol os explicamos de que distintas coloraciones puede ser nuestra mucosidad, qué puede significar cada una de ellas, qué hay de cierto en lo que se dice sobre ello y cómo debemos actuar.

 

¿Qué distintos colores puede presentar la mucosidad?

El color habitual de las expectoraciones mucosas suele ser transparente o ligeramente claro, lo que suele indicar normalidad y salud, sin embargo, igual que la viscosidad y espesor de la mucosidad  puede ser muy variable, el color de esta también. A continuación pasamos a detallaros las variedades de color más llamativas que pueden indicarnos de que puede estar sucediendo algo en nuestro cuerpo:

 

Blanco

La mucosidad de color blanco y espesa suele ser producida en resfriados. En estos casos, se produce inflamación nasal y congestión debido al espesor de la mucosidad, por lo que la pérdida de agua puede provocar que esta sea más turbia.

 

Amarillo

Cuando la mucosidad se vuelve amarillenta, esta puede indicar que existe una infección que el organismo está intentando impedir. A diferencia de lo que se cree, este tipo de coloración no es debido a la actuación de los virus o bacterias, si no de nuestro sistema inmune, que al atacar, produce restos que traspasan a la mucosidad.

 

Verde

La mucosidad verdosa es una de las más conocidas y comunes y como suele pensarse se cree que es debido a una infección. Esta coloración se produce en casos de infección respiratoria más grave, lo que produce una mayor actuación por parte del sistema inmune y con ello una mayor actividad de los glóbulos blancos, que al morir, junto a otros productos de desecho dan paso a esta coloración.

 

Rosado o rojizo

Cuando aparecen manchas rosadas o rojizas o la mucosidad se vuelve de este color, es una señal de que existe un pequeño sangrado en la parte interna de la nariz, provocado al romperse los capilares sanguíneos de la zona, debido a la congestión y la presión al sonarnos. También pueden deberse a traumatismos o durante el embarazo, cuando se produce un aumento del riego sanguíneo debido a la actuación de las hormonas.

 

Marrón o anaranjado

Los mocos de color marrón o anaranjados suelen indicar una infección pero a diferencia de lo que ocurre en las tonalidades amarilla y verdosa, esta infección es más profunda o interna, como en el caso de la neumonía.

 

Gris o negra

Los mocos negros o grisáceos suelen ser coloraciones muy infrecuentes. Aunque pueden darse por una infección por hongos (como la sinusitis fúngica alérgica o la sinusitis micótica del micetoma)  lo más frecuente es que se deba a suciedad como hollín, humo del tabaco u otras sustancias.

 

¿Cuándo debemos preocuparnos por el color de la mucosidad?

Como hemos comentado, en la mayoría de los casos el color de la mucosidad no advierte de graves problemas de salud, muchos de los cuales, suelen desaparecer al poco tiempo. Sin embargo, si padecemos otros síntomas graves o persistentes, como fiebre alta, dolor de cabeza, dificultad para respirar, dolor en el pecho o dolor muscular, sangrado de más de 30 minutos sin parar o náuseas, junto a alguna de estas coloraciones es muy importante que vayamos al médico.

Si padeces de resfriados, gripe u otras molestias de las vías respiratorias te invitamos a seguir nuestros consejos en el blog y a que conozcas nuestros productos antigripales con ingredientes de origen natural.

Deja un comentario