Cómo frenar un ataque de tos

2018-07-19T07:29:52+00:00julio 19th, 2018|

La tos es un mecanismo de defensa de nuestro organismo que persigue expulsar de nuestras vías respiratorias cualquier cosa que pudiese estar provocándonos una lesión (moco, alérgenos, gases irritantes…). En general, un ataque de tos no implica que se esté sufriendo ninguna condición grave y generalmente es originado por un resfriado o una reacción alérgica. Si quieres descubrir qué cosas pueden ayudarte a frenar y calmar un ataque de tos, te interesa leer esta recopilación de 10 trucos que hemos preparado especialmente para ti:

  1. Trata de relajarte respirando lenta y profundamente. Respira por la nariz: esto te ayudará a aliviar y controlar la tos.
  2. Bebe agua tibia o prepárate una infusión caliente a base de miel y jengibre. Esta bebida es ideal para suavizar la garganta y te ayudará a calmar la tos.
  3. Toma un poco de aire fresco. Abre la ventana o sal a la calle para tomar un poco de aire fresco. Hazlo respirando con normalidad y verás cómo, poco a poco, tu tos va mejorando.
  4. Toma un caramelo o una pastilla de miel o hierbas. No es recomendable que el caramelo contenga mentol, ya que este puede irritar aún más tu garganta. También puedes tomar una cucharadita de miel, que te ayudará a aliviar la sensación de irritación y aspereza en tu garganta.
  5. Una crema balsámica aplicada sobre el pecho y el cuello puede ayudarte a calmar la tos. No obstante, hay que tener en cuenta que el efecto de este producto no será inmediato y que tendrás que esperar entre 10 y 15 minutos para empezar a notar cómo se calma tu tos.
  6. Ponte unos calcetines calentitos. ¿No entiendes muy bien por qué? Sí, es curioso, pero está comprobado que el calor en los pies calma la tos considerablemente. Puedes aplicar un poco de la crema balsámica sobre los tobillos antes de cubrírtelos con los calcetines para aumentar este efecto.
  7. Si estás en la cama, incorpórate. La tos suele empeorar por la noche cuando, precisamente, nos tumbamos para disponernos a dormir (colocarnos boca arriba agrava también la tos). Lo mejor es que te coloques de lado y mantengas tu cabeza ligeramente elevada con la ayuda de varias almohadas.
  8. Humedece el ambiente con un humificador o vaporizador. Uno de los grandes enemigos de la tos es la sequedad ambiental, así que aumentando la humedad de la estancia estarás también combatiendo la tos. De la misma forma, puede ayudarte tomar una ducha calentita. El vapor hará que las secreciones se vuelvan más fluidas y que, por consiguiente, mejore la tos.
  9. Ten cuidado con los antitusivos. Recurrir a medicamentos antitusivos (a menos que tu médico te los haya prescrito) puede ser contraproducente, ya que, al tomarlos, estarás impidiendo a tu cuerpo que elimine las secreciones de forma natural. Esto hará que el proceso catarral y la tos se alargue. Por el contrario, puede serte de ayuda utilizar Pharysol Tos, un producto elaborado a base de ingredientes 100 % naturales que alivia la tos de forma inmediata.
  10. Evita los perfumes y otras fragancias artificiales. Algunos productos químicos utilizados en los perfumes o desodorantes pueden irritar las vías respiratorias y hacer que la tos empeore. Si te encuentras acatarrado o llevas días sufriendo tos, es mejor que evites el uso de este tipo de productos.
  11. Aunque, a priori, la tos no tiene por qué implicar que existe un problema grave de salud, es recomendable que acudas al médico si esta persiste.

banner-blog-pharysol-tos

Deja un comentario