5 alimentos y ejercicios para cuidar tu garganta

2024-05-29T12:53:50+00:00junio 3rd, 2024|

No importa la época del año, la garganta está expuesta a diferentes agentes nocivos y puede irritarse por muchos motivos: aire acondicionado, cambios bruscos de temperatura, infecciones, etc. El resultado puede ser desde una simple molestia a un dolor casi insoportable que impide hablar y que hace muy difícil tragar y hasta respirar.

La prevención es fundamental, así como cuidarse cuando los primeros síntomas de la ya han aparecido. Y en ello la dieta puede jugar un papel importante porque hay alimentos para cuidar la garganta, que son eficaces y que, además, en muchos casos siempre tenemos en la cocina.

5 alimentos que mejoran la garganta

Cítricos

Normalmente, se piensa solo en la naranja y el limón, pero cualquier cítrico es un buen aliado para prevenir y mejorar los síntomas de irritación de garganta o las infecciones. Sus propiedades derivan de la gran cantidad de vitamina C que contienen y que ayuda a mejorar las defensas del organismo.

Acompañar el desayuno con un zumo de naranja o tomar uno de limón rebajado con agua y endulzado con miel son dos remedios fantásticos para prevenir esos incómodos resfriados. Si el dolor y las molestias de garganta ya han aparecido, hay que tener cuidado. La acidez de los cítricos puede irritar aún más.

Miel

Es el típico remedio de la abuela para calmar la irritación de garganta: un vaso de leche con miel. Tanto si se trata de molestias provocadas por un resfriado común como si lo son por una sinusitis o una infección, la miel ofrece un alivio inmediato. No solo suaviza la garganta y ayuda a reducir la tos, sino que es un magnífico antiséptico capaz de destruir algunos virus o bacterias que causan infecciones.

Se puede tomar sola o mezclada con leche o con zumo de limón. Eso sí, hay que recordar que los niños menores de un año no deben tomar miel.

Ajo

Si hay un antibiótico natural realmente poderoso, ese es el ajo. Tiene propiedades antisépticas, fungicidas y bactericidas. ¿La razón?  Un compuesto llamado alicina, que es capaz de luchar contra infinidad de virus y bacterias, entre ellos los que más afectan a la garganta.

Pero para poder beneficiarse al máximo de todas sus propiedades debe consumirse en crudo. Para disimular un poco su sabor, se puede machacar y mezclar con agua o licuar y tomar el líquido al menos tres veces al día.

Verduras

Hay muchas verduras que ayudan a prevenir y a tratar las infecciones de garganta. El calabacín y las judías verdes son ricas en mucílago, una sustancia emoliente que ayuda a suavizar las mucosas. La zanahoria y la calabaza son ricas en betacarotenos, que frenan la invasión bactriana y ayudan a que las mucosas se regeneren. Y verduras como la col, la remolacha o los berros tienen propiedades antibióticas y antitusivas. Verduras que se pueden consumir en crudo o en sopas.

Aceite de oliva

Es un gran remedio para suavizar la garganta cuando está muy reseca y aliviar las molestias de la ronquera. El aceite actúa como lubricante, mejorando de inmediato la molesta irritación. Y no solo calma, el aceite de oliva es antiinflamatorio.

Para conseguir ese efecto calmante para la garganta, se puede tomar de diferentes maneras. La más sencilla es ingerir una cucharadita, pero también se puede hacer una especie de jarabe con zumo de limón y miel. No tiene contraindicaciones, pero el aceite es muy calórico, por lo que conviene tomarlo con mesura.

Otras formas de cuidar la garganta: 5 ejercicios

Al igual que ejercitas el resto de músculos de tu cuerpo cuando vas al gimnasio por ejemplo o cuando sales a correr por las mañanas, existen una serie de ejercicios para cuidar la garganta. Nosotros te aconsejamos estos 5:

  1. Ejercicios muy eficaces para evitar los ronquidos. Abre la boca todo lo que puedas y ciérrala, asegurándote de que quede bien cerrada. Después, frunce los labios muy fuerte y mantén esta posición al menos durante diez segundos. A continuación, abre todo lo que puedas la boca dibujando una sonrisa todo lo exagerada que puedas. Repite todos estos movimientos cuantas veces necesites. Un buen número sería de ocho a diez veces diarias. Notarás los resultados en poco tiempo.
  2. Existen también los abdominales de garganta. Para ello acuéstate boca arriba dejando la cabeza colgando del borde de la cama. Ahora utiliza los músculos de la parte delantera del cuello para subir la cabeza hasta tocar el pecho si puedes. Si no puedes, hazlo hasta donde llegues. No te preocupes, cada día te saldrá mejor. Repítelo unas diez veces al día.
  3. Vamos ahora a ejercitar el mentón. Con los dedos de la mano vas a aplicar un poco de presión en la parte baja de tu mentón. Utiliza los músculos de tu garganta para hacer la fuerza en sentido contrario. Es importante que no muevas la cabeza al hacer este ejercicio, puesto que de no ser así serán los músculos de detrás del cuello los que trabajarán, y no estarás ejercitando la garganta.
  4. Levanta el labio inferior y contrae los músculos del mentón. Mantén esta posición. Unos segundos después, baja el mentón aún contraído como si quisieras meterlo dentro de la garganta. No muevas la cabeza para que trabajen los músculos adecuados. Realiza el ejercicio tantas veces consideres.
  5. Cantar es uno de los ejercicios que más beneficios tienen para tu garganta. Pero no solo eso. Mejorará tu estado de ánimo y te sentirás más feliz.

Qué alimentos evitar con dolor de garganta

  • Alimentos sólidos: Para evitar el incremento del dolor y la dificultad para ingerir las comidas es necesario suprimir alimentos como los cereales, frutos secos, galletas y zanahorias crudas ya que son contraproducentes y pueden obstruir la garganta.
  • Alimentos ácidos: Los alimentos con alto contenido ácido irritan la garganta y las mucosas. Entre ellos se encuentran, básicamente, las naranjas, limones y limas. de cualquiera de tus comidas diarias. Puedes sustituirlas en tus comidas consumiendo vegetales como las acelgas o las espinacas cocinadas, ricas en vitamina C.
  • Alimentos picantes: El picante es uno de los condimentos que más afectan a tu garganta por lo que es recomendable no utilizarlo durante el período de congestión nasal e inflamación. Ajo, pimienta y especias como el curry, el comino y el clavo de olor u otras especias con estas características debes suprimirlos desde el primer momento porque la irritan considerablemente.
  • Alimentos calientes: La ingesta de alimentos calientes aumenta la temperatura de la garganta por lo que se aconseja el consumo de alimentos y bebidas templadas. Hay que evitar el consumo de alcohol y cafeína ya que son irritantes en los casos de resfriados e inflamaciones.
  • Lácteos: La leche y sus derivados crean una película de mucosa que perjudican a la hora de ingerir alimentos. Leches, cremas con leche, yogures, entre otros, no favorecen a tu garganta.

Como ves, estos remedios no son solo para llevar una vida sana, son una alternativa para cuidar la garganta, prevenir enfermedades y aliviar síntomas.

Deja un comentario

  He leído y acepto la política de privacidad

  • El responsable del tratamiento de sus datos es REVA HEALTH EUROPE, S.L, con la finalidad de gestionar la publicación de su comentario. Puede ejercer sus derechos de protección de datos contactando a protecciondatos@reva-health.com. Para más información, consulte nuestra Política de privacidad.

Ir a Arriba