¡Mi hijo no oye por culpa de los mocos!

2019-11-22T08:36:10+00:00diciembre 3rd, 2019|

Algunos niños y niñas son más despistados, imaginativos o tienen más problemas de falta de atención que pueden hacer que a veces sintamos que le hablamos a la pared.

Sin embargo, en otros casos el hecho de que nuestro hijo o hija no nos escuche puede ser derivado de un problema de audición, como por ejemplo una acumulación de mucosidad en el conducto auditivo, a lo que se denomina otitis serosa u otitis secretora.

Desde Pharysol os explicamos en qué consiste la otitis secretora, cuáles son sus causas, síntomas y consecuencias, y cómo podemos prevenirla y tratarla.

¿Qué es la otitis secretora?

La otitis secretora es una otitis, infección en el oído, producida por una acumulación excesiva de secreciones o líquido (normalmente mucosidad) en el oído medio.

¿Cuáles son las causas de la otitis secretora?

Obstrucciones debidas a infecciones gripales

Aunque la causa principal es de índole estacional, esto es, la mayor posibilidad de padecer infecciones respiratorias debido al frío, que causan mucosidad y que debido a una mala ventilación del conducto puede quedar retenida, existen otras causas que pueden estar detrás de una otitis secretora.

Obstrucciones en la Trompa de Eustaquio

Otra posible causa es cualquier obstrucción localizada en la Trompa de Eustaquio (conducto que conecta el oído medio con la parte posterior de la nariz).

Cabe destacar que en edades pediátricas, donde cursa más este tipo de problemas, las Trompas de Eustaquio se hallan prácticamente horizontales, mientras que a medida que se crece estas se van colocando de forma oblicua. Esta situación de las trompas, unida por ejemplo, a la disposición anatómica de estas, como un conducto estrecho, puede facilitar el paso de la mucosidad hacia al oído y ahí quedar bloqueado.

Obstrucciones por vegetaciones o infección

Siguiendo esta consideración, otra causa muy frecuente de otitis secretora es la hipertrofia (excesiva presencia o tamaño) de las vegetaciones o adenoides (también conocidas comúnmente como carnots). Las vegetaciones son el tejido situado al final de las fosas nasales. De ser excesivamente cuantiosas o grandes, dificultarán la salida de la mucosidad.

Finalmente, otra causa posible puede ser una otitis media aguda mal curada, que provoque taponamiento por infección, o una alergia.

¿Cuáles son sus síntomas?

Entre los síntomas principales de una otitis secretora encontramos los siguientes:

  • Sensación de congestión en el oído y taponamiento.
  • Oír un chasquido o sonido al tragar o mover la mandíbula.
  • Pérdida de audición.

La otitis secretora por sí misma no causa dolor ni molestias, por lo que puede pasar inadvertida. Sin embargo, de aparecer dolor, supuración de líquido, molestias, enrojecimiento, inflamación o pus, esto será un indicativo de que esta ha pasado a ser una otitis media aguda o incluso que se ha producido una perforación timpánica.

¿Cómo podemos identificar, prevenir y tratar la otitis secretora?

Diagnóstico

Como hemos comentado, debido a los síntomas leves que produce, esta afección puede no percibirse por parte de los niños ni los padres. A pesar de ello, es fácilmente detectable y difícil de pasar desapercibida en una revisión otológica.

Para comprobar la existencia de otitis el médico realizará una timpanometría, con el objetivo de conocer si existe líquido en el oído.

Tratamiento y prevención en casa

Aunque en la mayoría de los casos, esta otitis puede mejorar sin tratamiento, la mejor medida de tratamiento y prevención es la limpieza nasal correcta y continua con productos, más recomendablemente, de origen natural como el agua marina.

Es importante de igual forma que tratemos los catarros y vigilemos las vegetaciones, y en el caso de precisarlo, consultar su extirpación.

Otro punto a tener en cuenta es no automedicar antibióticos y tratar de subir la presión del oído mediante la maniobra de Valsalva (cerrando la boca y apretando las alas nasales mientras se intenta sacar aire por la nariz).

De persistir los síntomas durante más de un mes, el médico podrá realizar una miringotomía (abertura del tímpano para drenar) o colocar tubos de ventilación.

 

Ya sabes, si tu pequeño padece este problema, ¡te invitamos a seguir nuestros consejos y a conocer nuestra gama de productos antigripales y para la limpieza de los oídos!

 

 

 

 

Deja un comentario