Sonar los mocos: ¿Lo hacéis de forma correcta?

2021-01-19T15:08:19+00:00febrero 4th, 2021|

Cuando estamos resfriados o con gripe, solemos tener congestión nasal, uno de los síntomas más incómodos y complicados de sobrellevar, y solo hacemos que intentar, por todos los medios, eliminar la molesta mucosidad.

Aunque lo principal es deshacernos de ella, en muchas ocasiones puede que no estemos siguiendo correctamente los pasos a seguir para ello, y podamos generar otros problemas.

Desde Pharysol, os explicamos por qué es importante no sonarse de forma intensa la nariz o tragarse la mucosidad, qué efectos puede producir esto, y cómo podemos sonar los mocos y eliminar la mucosidad de forma correcta.

¿Por qué se acumula mucosidad en la cavidad nasal cuando tenemos una infección respiratoria?

La cavidad nasal, el interior de nuestra nariz, se halla recubierta por mucosas en las que se hallan gran cantidad de capilares sanguíneos y cilios (comúnmente conocidos como vello nasal o pelos de la nariz).

Los cilios y mucosas tienen como objetivo filtrar el aire que entra del exterior (atrapando los posibles elementos patógenos, como virus, bacterias, sustancias tóxicas o alérgenos), humidificarlo y calentarlo.

Cuando las mucosas se hallan repletas de estos elementos, los vasos sanguíneos aquí situados hacen llegar células inmunitarias a la zona afectada, produciendo inflamación y mayor producción de moco, situaciones desfavorables para los atacantes, que quedan atrapados.

Cuando la infección es importante, la cantidad de moco puede ser muy elevada, y con ello, complicarse su expulsión.

¿Qué efectos puede tener para nuestra salud sonar los mocos de forma?

La mucosidad puede ser más líquida o más espesa, dependiendo de la infección. Muchas veces podemos tender a tragar la mucosidad y pasarla a la garganta o incluso al sistema digestivo, o sonarnos muy fuerte cuando tenemos la nariz taponada (cuando la mucosidad es muy espesa).

Más allá de que si tragamos la flema podemos tener molestias en la garganta, tragar la mucosidad puede ser perjudicial por el hecho de que estamos introduciendo estos elementos patógenos en nuestro organismo, y al llegar al sistema digestivo, donde se procesa, podemos tener náuseas, diarreas, vómitos, distensión o malestar digestivo.

Por otra parte, al igual que os contamos en el post sobre el peligro de parar un estornudo, si apretamos o hacemos esfuerzos al sonarnos la mucosidad, caemos en el riesgo de romper alguno de los numerosos capilares sanguíneos que aquí se encuentran, y que pueden comunicar con importantes órganos, como el encéfalo.

¿Cómo podemos sonar los mocos de forma correcta?

Cuando tratamos de eliminar la mucosidad de la nariz, tendemos a apretarla con nuestros dedos y expulsar aire, sin embargo, no es la mejor forma de hacerlo.

Es muy importante que al limpiar la nariz, no se traten las dos fosas nasales a la vez, sino una a una, para poder eliminar la mayor cantidad de mucosidad de cada una de ellas.

Asimismo, la mejor manera de limpiar la cavidad nasal es mediante lavados nasales (sin corticoides) y haciendo vahos, para así humidificar y reblandecer la mucosidad, y facilitar su expectoración.

También es fundamental beber mucha agua y tomar alimentos que faciliten la expectoración, como las verduras y frutas ricas en agua, y la miel o el jengibre.

Si queréis saber más acerca de cómo cuidar vuestra salud de forma natural, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, y os invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural.

Deja un comentario

Ir a Arriba